martes, 11 de noviembre de 2008

Café de Ecuador

La calidad del café lojano

El café es la bebida más vendida en el mundo (sólo es superada por el aceite) y consumida por un tercio de la población mundial (la otra bebida, que compite con el café, el té, la consumen los pueblos del Lejano Oriente, que representan la mitad de la población mundial). Solamente en EUA se beben 400 000 millones de tazas de café. Precisamente porque esta “fantástica” bebida nos despierta en la mañana, nos mantiene activos durante el día y en la noche aguza nuestro intelecto para soportar las largas sesiones de trabajo o de estudio. Porque la cafeína, sustancia característica del café en, aproximadamente, 0,75 a 1,5 % del peso, tiene efectos vigorizantes, tonificantes y estimulantes, aunque puede conducir a la adicción si se sobrepasa el consumo de 700 ml/día (tres tazas).

De origen africano (Kaffa, SO de Etiopia -Abisinia), el café fue cultivado en el Sur de Arabia desde hace cinco siglos. Para los 1500 ya se comercializaba en Europa. En 1727 se introdujo en Brasil y desde aquí, pasando por las Antillas, llegó a Centroamérica y Sudamérica. Jipijapa, en la provincia de Manabí, es considerado el lugar donde se cultivó por primera vez (1860) el café en territorio ecuatoriano. A la provincia de Loja debe haber llegado a finales del siglo XIX o inicios del XX… Y, desde entonces, pasó a convertirse en parte importante de la gastronomía ecuatoriana y lojana, acompañándose como bebida de origen vernáculo al majado de plátano o, en Loja, al tamal y zambate. El café crece bien en muchas partes, pero en Sudamérica se produce cerca de las dos terceras partes de todo el café “arábigo” que se consume en el mundo.

En Ecuador, la producción significativa de café (superior al millón de sacos) se inició en 1975, y desde entonces la cifra se ha mantenido en esos términos. En el 2001, se produjeron 1'062.000 sacos de 60 Kg (63.720 TM) y se exportó, aproximadamente, la tercera parte. El café ecuatoriano se exporta actualmente a cerca de cincuenta países, entre otros: Estados Unidos, Canadá, Japón, España, Alemania, Italia, Francia, Bélgica, Países Bajos, Suiza, Polonia, Argentina, Chile. Se cultiva en unas 300.000 hectáreas.

Sin embargo, en esta etapa de globalización, la competencia por la calidad del producto es cada vez más exigente. Aquí, en América, los países centroamericanos compiten con Colombia y los países andinos en la producción del llamado café de altura (café arábigo), considerado el mejor. Y a nivel nacional las provincias de Manabí, El Oro, Loja y Zamora-Chinchipe.

Precisamente, para estimular la producción de la calidad del café ecuatoriano con fines de exportación es que ANECAFE, COFENAC y CORPEI han organizado concursos. Y en este contexto, por segundo año consecutivo, el café lojano ganó el primer premio (del Concurso –Subasta Taza Dorada), lo que significa un gran acontecimiento para los caficultores lojanos asociados, acontecimiento desgraciadamente poco entendido y asimilado por los organismos gubernamentales y la ciudadanía. Por eso nuestra sincera felicitación a las diferentes asociaciones de productores de café lojano de altura, que reúnen a varios centenares de familiar de pequeños caficultores en cantones como Alamor, Paltas, Quilanga, Calvas, Espíndola. Y nuestra recomienda comedida de que sigan fortaleciendo y ampliando sus organizaciones, y mejorando cada vez la calidad del producto, hasta darle renombre mundial. Y que ojalá venciendo el individualismo nocivo, conformen una sola y grande Asociación de Caficultores a nivel provincial.



http://cronica.com.ec/index.php?option=com_content&view=article&id=3512:la-calidad-del-cafe-lojano&catid=44&Itemid=63