sábado, 16 de febrero de 2008

Café de Colombia

Cafés especiales representan el 7 por ciento de las exportaciones del grano

En total se vendieron 771.400 sacos de 60 kilos de café verde, más del triple que en el 2002, cuando se enviaron 209.385 sacos al exterior.

Según la clasificación del Programa de Cafés Especiales Colombianos de la Federación Nacional de Cafeteros, como especiales se catalogan los que han sido valorados por los consumidores por sus "atributos consistentes, verificables y sostenibles" y por los cuales están dispuestos a pagar precios más altos que por un café "convencional".

Los cafés especiales hacen parte de las exportaciones con valor agregado del Fondo Nacional del Café. Estas también han remontado en el mercado internacional, al pasar de 1,2 a 1,9 millones de sacos de 60 kilos de café verde entre los años 2003 y 2007.

Los especiales hacen parte de una estrategia de la Federación Nacional de Cafeteros para que los cultivadores mejoren sus ingresos y puedan enfrentar así las caídas de la cotización en el mercado mundial y la tendencia revaluacionista del peso colombiano.

El valor agregado que han generado estos cafés pasó de 9,1 millones de dólares en el 2002 a 12,9 millones en el 2006 y a unos 14 millones (cifra preliminar) el año pasado.

Los beneficiarios han sido los 25.000 cultivadores de cafés especiales, en su mayoría pequeños productores con áreas sembradas que van de media a dos hectáreas.

El programa recibió esta semana un espaldarazo del Gobierno de E.U., que formalizó un aporte de 4,2 millones de dólares para apoyar la siembra y la renovación de los cultivos, recursos que serán entregados por la Agencia para el Desarrollo Internacional (Usaid) a la Federación Nacional de Cafeteros. Así, se establecerán 15.000 nuevas hectáreas de cafés y se resembrarán o renovarán otras 15.000.

El anuncio lo hizo el embajador William Brownfield en Chinchiná (Caldas), durante la inauguración de las nuevas obras de la fábrica de café liofilizado. El aporte hace parte del Programa Más Inversión para el Desarrollo Alternativo Sostenible (Midas), que ha entregado en los últimos cuatro años más de 30 millones de dólares para proyectos de cafés especiales y ha apoyado la exportación de 340.000 sacos anuales de este tipo de grano.

Los sellos internacionales

A la hora de vender en el exterior no siempre bastan las clasificaciones de la Federación, por lo que se hace necesario recurrir a las certificaciones expedidas por entidades especializadas, que aseguran que el proceso de producción o el café mismo cumple con las condiciones establecidas por los compradores.

Entre los aspectos que se certifican se destacan el uso moderado de plaguicidas, la conservación de las aguas y los suelos, la disposición de los residuos de la producción y los principios de agricultura sostenible puestos en práctica por los cultivadores.

Las organizaciones certificadoras tienen en cuenta los ingresos de los productores y el bienestar de los agricultores y sus familias, lo mismo que la seguridad en el trabajo.

Entre las diferentes certificaciones, los cafés especiales colombianos pueden beneficiarse de los siguientes sellos de calidad:

Rainforest Alliance: ONG estadounidense que propende por la protección de los recursos naturales. Exige que los cafetales tengan sombrío y que durante el beneficio se haga una disposición adecuada de las aguas residuales; adicionalmente, que los trabajadores estén cobijados por sistemas de seguridad social y programas de seguridad industrial.

Fairtrade Label Organization (FLO): ONG que aboga porque los pequeños productores tengan un ingreso mínimo de los cafés que ponen en el mercado; así, los compradores deben pagar, como mínimo, 1,24 dólares por libra y, si es orgánico, 1,39. Certifican a quienes tengan menos de 5 hectáreas sembradas, mano de obra de su grupo familiar y hagan parte de un gremio, como una cooperativa de productores.

'Utz Kapeh' (que en lengua maya significa buen café): se entrega a las fincas que hagan manejos rigurosos de protección al medio ambiente como el manejo de las aguas residuales, de las basuras y llevar registros administrativos en labores como la aplicación de plaguicidas, la cosecha y, en general, el manejo administrativo de la finca.

Cafés especiales de Colombia

De origen: Son los que se cosechan en una región o una finca con cualidades particulares y que para su venta no se mezclan con otros cafés.

Sostenibles: Los cultivados por comunidades que se comprometen con la protección del medio ambiente mediante una producción limpia.

De preparación: Son aquellos que se desarrollan y se obtienen para satisfacer las preferencias de un cliente en particular.



http://www.eltiempo.com/economia/2008-02-17/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR-3961560.html