lunes, 17 de marzo de 2008

Café de Honduras

Pequeñas empresarias urgen mercado para producción local de café

Tegucigalpa - La necesidad de encontrar mercado al café orgánico que embasa un grupo de pequeñas empresarias, fue expuesta a la representante residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Rebeca Arias, en la gira que efectuó el fin de semana a las Marías, Dulce Nombre de Culmí, Olancho.

Junto a Coordinador de la Unidad de Ambiente y riesgo Tony Perera y otros , la funcionaria viajó a esa apartada aldea para visitar varios proyectos comunitarios que impulsa el Programa de Pequeñas Donaciones (PPD), una iniciativa que busca enfrentar la pobreza a través de proyectos productivos comunales que protegen a su vez el ambiente.

La alternativa económica que comenzaron 20 mujeres hace cuatro años en forma artesanal, es apoyada por el PPD que promueve el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF) y el PNUD, quien les entregó los fondos para adquirir la máquina de torrefacción que mejoró notablemente su capacidad productiva.

El producto es de primera, es un café libre de químicos y pesticidas que se cultiva con un estricto control de calidad y en armonía con la naturaleza. Esta práctica aumenta la productividad de la planta, contribuye a tener un ambiente saludable, protege los recursos naturales y ofrece alternativas de empleo que son pocas en la zona. Las fincas orgánicas de donde procede el café, están certificadas por una importante empresa exportadora, afiliadas a una trasnacional.

La producción de esa zona es de 180 mil libras, pero las ventas del Café “Rio Plátano” no superan las cinco mil libras, lo cual frena las posibilidades de que este proyecto se convierta en una opción de desarrollo de esa aldea. “Cada año vendemos como unas cinco mil libras de café y no es suficiente; el problema es que no tenemos un mercado disponible para nuestro producto”, comentó la líder del grupo Miriam Leonela Bonilla.

Como uno de los mandatos del PNUD es fortalecer la capacidad local y ayudar a los beneficiados a encontrar sus propias soluciones, aprovechando los conocimientos de los expertos de este organismo internacional y de su amplio círculo de asociados en el campo del desarrollo, Arias prometió buscar junto al gobierno, formas de abrir oportunidades de mercado para estas empresarias.

La representante del PNUD precisó también que esta es una oportunidad para que las y los empresarios hondureños puedan apoyar este tipo de pequeñas empresas que generan oportunidades locales de empleo y contribuyen a potenciar la capacidad comunitaria, reducir la pobreza y evitar la migración entre otros impactos positivos.

Con solo cinco millones de dólares, el Programa Pequeñas Donaciones (PPD), ha logrado consolidar 44 empresas comunitarias rurales y generar más de 58,000 empleos temporales en las zonas de Olancho, Atlántida, y Gracias a Dios.

La principal característica del PPD, es lograr que las comunidades se apropien de cada proyecto, y como estas conocen sus fortalezas y debilidades, buscan formas y mecanismos para enfrentar los problemas a través de la solidaridad, dice Hugo Galeano Coordinador de PPD. Los productores de café son los esposos de algunas de las socias, quienes ahora le dan el valor agregado.



http://www.proceso.hn/2008/03/17/Metr%C3%B3poli/Peque.C.B/4704.html