jueves, 10 de abril de 2008

Café de Ecuador

La exportación del café ‘gourmet’ de Loja se afecta por las lluvias


El mal estado de las vías frena el envío e café, chirimoyas y otros productos a los mercados nacionales y del exterior. El costo de los fletes se incrementó.

Los recursos que envía el Gobierno no son suficientes para enfrentar la emergencia vial en Loja. Los agricultores de los cantones, ubicados en al frontera con Perú, son los más afectados por los derrumbes ocasionados por el invierno.

Ellos y los técnicos del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) lo consideran como el más devastador de la última década en esta provincia.

En estas jurisdicciones, donde existe un repunte en la producción de café y frutas, los campesinos tienen problemas para transportar sus cosechas al resto del país. También para exportar a Estados Unidos y Europa.

Para Roberto Jiménez, de la Federación Regional de Asociaciones de Pequeños Cafetaleros Ecológicos del Sur del Ecuador, pese a la intervención de la Prefectura y del MTOP, el camino alterno Loja-Catamayo no da seguridad para trasladar los productos.

Esta organización, que agrupa a 1 500 familias de Loja, Zamora Chinchipe y El Oro, vende café especial a trilladoras de Alemania, Francia y otros países.

Según Jiménez, desde la semana pasada, se suspendió un envío a Austria, por temor a los deslizamientos. Cada quintal de café vale hasta USD 150 porque es orgánico y especial. “Preferimos guardar el producto y aplazar el envío”.

Pero, a los caficultores les preocupa la transportación de la cosecha que empezó esta semana en Quilanga, Espíndola, Chaguarpamba, Olmedo, Puyango, Marcabelí, Palanda, Zumba...

El año pasado, las 4 500 hectáreas distribuidas en las tres provincias generaron una cosecha de 11 300 quintales. De los cuales, 10 500 se venden en el exterior.

“Hay maquinaria trabajando en las carreteras. Pero el invierno es tan fuerte que hay derrumbes por todos lados. Se prevé un alza en los fletes”, indica Jiménez.

Los productores de chirimoya también tienen inconvenientes. “Con apoyo internacional, producimos chirimoyas de hasta dos kilos de peso. Pero de qué sirve si estamos aislados”, dice Angélica Calva, agricultora de la parroquia Santa Teresita, en Espíndola.

Para el alcalde de ese cantón, Álvaro García, los anticipos depositados por el Ministerio de Finanzas solo alcanzan para comprar combustible y repuestos para la maquinaria. “Esta Municipalidad recibió USD 270 000 y aplicamos un plan emergente”.

En Gonzanamá, 14 000 personas obtienen recursos de la venta de maíz, fréjol y yuca. Su alcalde Miguel Briceño reconoce que la maquinaria del Municipio solo limpia los derrumbes en la vía que comunica al pueblo con Quilanga y Espíndola.

Las comunidades Quilancay, Tierra Blanca, El Húmedo, Nambacola y Changaimina están aisladas. Briceño sugiere que la Prefectura y el MTOP envíen maquinaria al resto de cantones. “Se prioriza en las vías a Cuenca, Zamora y Catamayo, pero otras zonas también merecen atención”.

En Loja, el MTOP tiene 40 equipos. Por el invierno se alquilaron otros 15 distribuidos en Cariamanga, Catacocha, Río Pindo... La Prefectura, en cambio, envió 31 equipos a los principales accesos de la capital lojana.



http://www2.elcomercio.com/noticiaEC.asp?id_noticia=183543&id_seccion=10