viernes, 9 de mayo de 2008

Café de Colombia

Federación Nacional de Cafeteros pedirá al Gobierno declarar emergencia invernal en la región

En una reunión que se llevó a cabo en la finca El Agrado, del corregimiento de Pueblo Tapao, en Montenegro (Quindío), se trataron temas como el estado actual y la perspectiva de la caficultura.

"Las lluvias caídas en la región cafetera este año están 50 por ciento por encima de las del año pasado, y casi 40 por ciento más arriba del promedio histórico. Por eso vamos a proponerle al Gobierno que decrete una emergencia invernal", dijo Gabriel Silva Luján, gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros.

Acerca de la crisis de rentabilidad en la producción de café, Silva Luján, expresó que "los caficultores no están recibiendo utilidades, están vendiendo más supuestamente a mejor precio, pero en la rentabilidad el caficultor está perdiendo plata todos los días. La reevaluación les ha costado a los caficultores tres billones de pesos en los últimos años. Insistimos que no nos podemos resignar con la reevaluación".

Silva Luján precisó que además de la revaluación del peso frente al dólar, "el exagerado incremento de los costos de fertilizartes, de energía, mano de obra, transporte, hacen que haya una crisis de rentabilidad. Los caficultores están trabajando a pérdida".

Explicó que hoy la tasa de cambio está a 1.700 pesos, mientras que hace cuatro años estavo a 2.300. "Es decir, 600 pesos menos que hace cuatro años, eso es un golpe tremendo al bolsillo".

Una de las preocupaciones de los cafeteros ha sido la posibilidad de que bajen las exportaciones del grano. Frente a eso, Silva Luján señaló que "el problema no es de productividad, sino de rentabilidad. De hecho la caficultora colombiana está en uno de sus niveles más productivos en la última década. El año pasado produjimos 12 millones de sacos, lo que no se veía hacía 10 años".

La reestructuración

El directivo gremial también se refirió a la restructuración del sector. Dijo que "habrá caficultores que van a tener que dejar la actividad, pero no los podemos dejar ir huérfanos y sin el apoyo para que hagan esta transición. El cálculo, cuando se hizo esta propuesta hace cuatro años, era que el programa de reestructuración costaba 250 millones de dólares".

Sin embargo aclaró que lo más importante es la gente, pues la mano de obra es fundamental en la caficultura, que "es de gente, no de máquinas. Lo que toca hacer es crear esquemas de administración del recurso humano que no existen en Colombia todavía, para que la gente esté organizada, para aprovechar el mercado de trabajo, el recurso humano de manera más eficiente".

El ejecutivo añadió que el Gobierno Nacional apoyará al gremio en el proceso de reestructuración, que "no se podría hacer sin los 500 mil millones de pesos que aportará para los próximos cinco años".



http://www.eltiempo.com/nacion/cafe/2008-05-09/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR-4153172.html