sábado, 28 de junio de 2008

Café de Costa Rica

Naranjeñas consiguen mejores precios del café

Daysi Rodríguez y Maribel Barrantes superaron a 104 oferentes del país

Fincas están en Lourdes de Cirrí, a 1.600 metros sobre el nivel del mar

Naranjo, Alajuela. Dos fincas dirigidas por mujeres de este cantón alajuelense lograron vender su café en $1.510 por quintal (46 kilos) en la subasta electrónica internacional de granos finos conocida como la Taza de Excelencia, en mayo pasado.

Daysi Rodríguez y Maribel Barrantes, quienes administran las fincas Agrícola del Cafetal y Procesadora de Café Sin Límites, consiguieron el mejor precio del grano de oro para el 2008.

La participación se dio gracias a que en abril las fincas alcanzaron el primero y segundo lugar, respectivamente, como el mejor café tico en el certamen.

La Taza de Excelencia es una competencia que se lleva a cabo cada año. Es un programa internacional de la Alliance for Coffee Excelence (ACE), en coordinación con la Asociación de Cafés Finos y el Instituto del Café de Costa Rica (Icafe).

Expertas. Para Daisy Rodríguez Gonzalo, propietaria de Finca Agrícola del Cafetal, estar al frente de la plantación no ha sido una tarea fácil; sin embargo, manifestó que con dedicación se puede salir adelante.

“Gracias a Dios tengo unos peones que se identifican tanto como yo con el trabajo, así que se vuelve un placer laborar con ellos porque formamos una gran familia que cuida el cafetal con un gran amor y entrega”, expresó Rodríguez.

Ella tiene 13 años de estar a cargo de las 32 manzanas (22,4 hectáreas) de café.

En el 2001 cambió el café tradicional por el orgánico y la producción bajó de 800 fanegas a 30, lo cual le produjo una gran pérdida.

Tres años después decidió volver al sistema habitual.

“De las cosas más difíciles que tuve que enfrentar fue volver a levantar la producción, la cual aún no alcanza la cantidad esperada, pero vamos en aumento y con mucha energía”, contó Rodríguez.

Otra experiencia. Para Maribel Barrantes Zúñiga, propietaria de Procesadora de Café Sin Límites, el trabajo al mando de la finca es una labor que pide mucha dedicación.

“Hace tres años que pusimos el microbeneficio y fue muy duro porque no teníamos ni patio, ni compradores, ni experiencia... absolutamente nada, pero salimos adelante, y aquí vamos aprendiendo cada día”, comentó Barrantes.

La empresaria trabaja solo tres hectáreas de cafetal junto con su esposo, José Cárdenas Rojas, quien con su lote “ojo de agua”, fue el cuarto café mejor pagado en la subasta electrónica: $1.015 por cada quintal.

Ambas empresarias afirmaron que la altura en la que se ubican sus fincas beneficia las propiedades, sabor y color del grano.

Sin embargo, coinciden en que el secreto para obtener buena calidad es entregarse al trabajo con mucho amor y dedicación.



http://www.nacion.com/ln_ee/2008/junio/28/pais1596830.html