jueves, 11 de diciembre de 2008

Café de Nicaragua

Sequía afectó a la caficultura

Además de haber retrasado la época pico de recolección del café, la falta de lluvias afectó el rendimiento y calidad de ese grano en las plantaciones del departamento de Matagalpa, donde la incertidumbre cobija a los caficultores, porque si llueve ahora también corren el riesgo de perder las cosechas.

Hasta hoy los cortes han avanzado en 20 por ciento, pero el café está madurando con poco peso y aunque la apariencia externa de las cerezas es de color rojo opaco, el grano aún está verde por dentro y tiene poco mucílago, una capa viscosa situada entre la pulpa y la cáscara, cuya remoción —durante el proceso de fermentación— es un factor determinante de la calidad final del principal producto de exportación de este departamento.

Joaquín Solórzano Lanzas, directivo de la Asociación de Cafetaleros de Matagalpa (Asocafemat), explicó que “buena parte de la cosecha ha sido afectada y ahorita hay una mayor cantidad de café vano”.

La baja calidad y peso del grano también afecta a los cortadores porque, según Carlos Blandón, dirigente de la Asociación de Trabajadores del Campo (ATC), “es más difícil completar una lata porque el café seco se hace más pequeño”.

Los productores que empezaron temprano la primera etapa de recolección, conocida como graniteo, han tenido que prescindir de una parte de la mano de obra que habían contratado, porque el proceso de maduración ha sido más lento, desde las últimas lluvias registradas a mediados de noviembre recién pasado.

Con una cantidad indeterminada de obreros agrícolas desempleados y tal vez buscando alternativas de trabajo, incluso salir del país, los productores temen ahora que llueva y acelere el proceso de maduración del café porque, según Solórzano, “es posible que se caiga el café” si no existe suficiente disponibilidad de mano de obra.

Sin embargo, Blandón señaló que son pocos los obreros agrícolas que han emigrado a Costa Rica y que la mano de obra será suficiente para recolectar el café, considerando que en el ciclo pasado no hubo déficit de cortadores y esta vez la cosecha será menor.

El café es un cultivo bienal que alterna ciclos de altas y bajas cosechas. De acuerdo con el Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex), en el ciclo cafetalero 2007-2008, el café aportó casi 282 millones de dólares al país.



http://www.laprensa.com.ni/archivo/2008/diciembre/11/noticias/economia/299847.shtml