miércoles, 30 de enero de 2008

Café de Guatemala

Rusos se interesan en el café nacional

La exportación de café guatemalteco a Rusia aumentó en los últimos cinco años de 1.5 millones de sacos de 60 kilos a 9.2 millones de sacos en la cosecha 2006-2007

El cambio en la cultura rusa por beber más café de calidad es algo que los productores y las autoridades de la Asociación Nacional del Café (Anacafé) deben aprovechar la próxima semana.

La llegada de una delegación de importadores y tostadores rusos, que buscarán establecer contactos directos con productores nacionales, abre la puerta para que el grano guatemalteco fortalezca su posición en ese nicho de mercado.

Dmitri Fetodov, gerente de importaciones de la firma Orimi Trade, con sede en la ciudad rusa de San Petersburgo, quien llegó a Guatemala anticipándose a la delegación, comentó que la cultura rusa está cambiando de tomar té a tomar café, y de allí la oportunidad de que el grano guatemalteco aumente en exportaciones.

Durante una entrevista con Prensa Libre, agregó que el consumo del café de Guatemala en el mercado ruso es un fenómeno nuevo que data de los dos últimos años.

“Por ello creo que será positivo ampliar nuestro conocimiento del café de Guatemala”, expresó.

De acuerdo con el empresario, hace cinco o seis años el café no tenía tanto mercado, hasta que se dio un boom en la demanda.

Pero este fenómeno empezó años después de la Perestroika (reforma socioeconómica y política que tuvo lugar en Rusia en la década de 1980), cuando la venta de café aumentó.

En la actualidad Orimi Trade vende café tostado y molido no solo en el territorio ruso, sino también en Ucrania y Bielorusia.

Moda de coffee shops

Fetodov destacó que otro aspecto interesante es que en el último quinquenio se han establecido nuevas cadenas de coffee shops en diversas ciudades de Rusia que compiten con compañías internacionales como la estadounidense Starbucks.

El beber café, según Fetodov, ha llegado a formar parte de las costumbres sociales de los rusos en los dos últimos años, y ya es popular entre amigos la frase “vamos a tomar un café”.

Como en otras partes del mundo, una taza de café en Rusia cuesta alrededor de US$2.50, pero aún no se ha determinado cuánto podría costar una taza de café tipo gourmet como el de Guatemala.

Aunque famoso, el aromático guatemalteco compite con cafés de Colombia, Java, Etiopía, Indonesia y India, y la región más conocida es la de Antigua.

Fetodov llegó a Guatemala procedente de Costa Rica, y luego viajará a Nicaragua con el fin de explorar oportunidades con otros productores.

Destacan importancia

William Hempstead, director de Anacafé, manifestó que la llegada del grupo de importadores y tostadores rusos es importante porque denota que la calidad del café guatemalteco está presente en esa parte del mundo.

Agregó que la reciente riqueza petrolera de Rusia está originando el crecimiento de una robusta clase media que busca identificarse más con la cultura occidental, y las costumbres que son “símbolos” para adoptarlas como propias.

Durante la cosecha 2006/2007, Guatemala exportó 3.75 millones de sacos de 60 kilos, y en la presente cosecha se espera un aproximado de 3.85 millones de sacos de 60 kilos.



http://www.prensalibre.com/pl/2008/enero/30/217180.html