domingo, 17 de febrero de 2008

Café de Colombia

"No hay bonanza cafetera, pero sí buenos precios"

Para algunos productores la única esperanza es que se mantengan altos registros. Juan Camilo Restrepo, Ex Ministro de Hacienda, considera que seguirán por el mismo camino durante todo el 2008.

Gustavo Arbeláez, caficultor de la vereda Alto de la Mina, en Chinchiná, asegura que todavía no lo puede creer…

Se refiere a los buenos precios que ha visto durante las últimas semanas y que han llegado a valores incalculables, que no se tenían desde hace unos 10 años.

Solo el último valor de esta semana generó una alegría en las montañas cafeteras de Caldas, más cuando el grano alcanzó registros de los 1,60 dólares por libra en el precio compuesto que reporta la Organización Internacional del Café. Esos son unos 3 mil pesos por libra, cuando los cafeteros han estado acostumbrados desde hace más de una década a valores de mil 500 pesos por libra.

Mientras tanto, el precio interno se ubicó en 540 mil pesos, cuando desde hace mucho los cafeteros se han familiarizado con valores de 300 mil pesos y 350 mil pesos por carga. Por eso la gran sorpresa, no solo para los cafeteros rasos como Gustavo, sino para varios expertos y para la propia Federación Nacional del Cafeteros.

Pero la alegría se disminuye porque justo en este momento no hay café en varias regiones de Caldas, con lo que se mantiene su paradoja. Se espera además una cosecha de mitaca reducida, y donde sí hay café, como en el Oriente de Caldas, la mano de obra brilla por su ausencia, lo que amenaza con que el grano se vaya a perder en el suelo.

También se suman otra serie de factores que hoy juegan en contra, por lo que los productores coinciden en que desde algo más de una década no han podido tener dicha completa. “Cuando no son los precios, es la baja producción o la broca, o sino los altos costos de los fertilizantes y la revaluación del peso que se volvió uno de los mayores dolores de cabeza”, afirma Gustavo.

“Imagínese”, agrega, “solo el año pasado mis costos de producción ascendían a unos 45 mil pesos por arroba, y este año no quiero hacer cuentas, por que los fertilizantes se me comieron otro pedazo, luego de subir el doble, dizque por cuenta del aumento del petróleo”, asegura.

Por eso ni para Gustavo, ni para los miembros de la Federación Nacional de Cafeteros se puede hablar de bonanza cafetera.

“Bonanza la que hubo en el 76 cuando a precios de hoy se pagó hasta en 1 millón 400 mil pesos la carga y en el 86 cuando en esa minibonanza se pagaron precios de hasta 850 mil pesos por carga”, asegura Eugenio Vélez, miembro de la Junta Directiva de Almacafé.


Por contrastes

Claro que hasta que en aquella época, en el 86, los cafeteros dijeron lo mismo e incluso se les sumó la Unidad Cafetera: “cuál bonanza, bonanza la de hace...años”…

Esas respuestas similares hace que algunos expertos, también del gremio, llamen la atención de que en medio de tantos problemas que son ciertos como la falta de mano de obra y la revaluación del peso, el sector debe dejar de llorar tanto.

El propio Jorge Lozano, Presidente de la Asociación de Exportadores Privados (Asoexport), considera que los productores juiciosos pueden tener ya rentabilidades con precios por encima de los 50 mil pesos.

Pero el primero en refutar esta tesis es el Miembro Principal por Caldas, Mario Gómez Estrada, quien sostiene que por muchos apretones que hacen los productores y varios ajustes en sus cuentas, la caficultura ha estado en serios riesgos de desaparecer, debido a que si bien por la escalera suben los precios del grano, por el ascensor suben los de los fertilizantes que durante el último año alcanzaron aumentos hasta del cien por cien.

Solo el precio por tonelada del DAP, se ubicó a 1 millón 700 mil pesos, con un ajuste de 700 mil pesos más en enero del 2008.

El temor de que sigan subiendo es tanta, que el propio Presidente de la República, hizo el llamado para seguir trabajando con abonos orgánicos. Todo apunta a que los químicos seguirán subiendo.

A eso se suma la revaluación del peso que se convirtió en uno de los enemigos del sector, pues según cuentas del propio gremio se han dejado de percibir en los dos últimos años cerca de 2 billones de pesos.

De ahí la decisión que adoptó el Presidente de la República de permitirles que manejen de forma directa los recursos que se asignaron este año del Apoyo Gubernamental a la Caficultura (AGC) por 40 mil millones de pesos. “Solo tenemos agradecimientos para el Presidente porque ha entendido, como nadie, la situación del gremio, pero me preocupa que tanto los medios nacionales como algunos expertos hablen de bonanzas, sin tener en cuenta los efectos adversos. Están comparando los robustos precios como Botero que se tuvieron hace muchos años, con los famélicos valores como el Quijote que hoy se tienen y que solo permiten que se tenga lo comido por lo servido”…


El panorama para 2008

¿Qué viene para 2008?. Para los cafeteros es muy difícil predecir una situación de estas, pues según el propio Gerente de la Federacafé, Gabriel Silva Luján, las tendencias en el grano son más impredecibles que el amor de las mujeres.

Para el ex ministro de Hacienda y Presidente del Comité Nacional de Cafeteros, Juan Camilo Restrepo, solo desde el lado del dólar se contempla un panorama negativo, pues por día la tasa de cambio sigue cayendo, motivo por el cual los exportadores continúan recibiendo menos pesos por sus ventas.

Solo la última semana el precio cayó por debajo de los 1.900 pesos, cuando antes los expertos dudaban que pasara por debajo de la barrera psicológica de los 2 mil pesos.

El impacto de la poca mano de obra se suma a este ambiente entre amargo y dulce. Solo el último estudio del Crece al 2004 ratificaba esta tendencia, debido al desplazamiento, a la oferta de actividades como la construcción y recientemente a la competencia directa con el Estado para labores como la erradicación de coca, con el agravante que muchas de las personas que se van de sus tierras no vuelven.

Esas cifras indican que en los últimos años la actividad perdió en el país cerca de 11 mil empleos directos por año.

Los buenos vientos

Pero los factores a favor también son muchos. Uno, la tendencia de una baja producción mundial, que se adiciona a la baja cosecha de Brasil para 2008-2009, y que se estima solo en unos 44 millones de sacos, justo en su época bianual alta. Eso lleva a pensar que la oferta de café en el mundo estará en el orden de unos 110 millones a 120 millones de sacos.

En contraste se habla de un consumo mundial que año tras año crece entre el 2,5% y el 3,0%, para una demanda que este año podría estar en el orden de los 120 millones y 130 millones de pesos.

La propia OIC ha confirmado este panorama, por lo que según el Director de está entidad, Néstor Osorio Londoño, todo demuestra que se mantiene una tendencia favorable.

Esto le hace pensar al Gerente de la Federacafé, Gabriel Silva Luján que este año se puede contemplar con esperanza, más cuando hay que reconocer que el Gobierno le ha dado un espaldarazo al sector. “Con un Gobierno del lado nuestro, va a ser un año brillante para los cafeteros, creo que las cosas van a mejorar todos los días”.

Los congresos cafeteros anteriores confirman sus palabras, pues en los últimos tres, los cafeteros le han sacado al Gobierno tres aumentos seguidos en el piso del AGC, la posibilidad de incluir a los medianos en el Incentivo a la Capitalización Rural para que renueven sus plantaciones y que las zonas ineficientes tengan apoyo para sustituir cultivos. Eso sin contar la plata del AGC por 40 mil millones de pesos.

Pero en el día a día de los productores vuelve el sol a sus espaldas, con problemas como una baja cosecha, el esfuerzo continuo para mantener sus cafetales, a punta de menos fertilizantes y un precio del grano que puede caer en cualquier momento.

Por eso para Restrepo Salazar y Gómez Estrada las cosas no están tan claras, pues hay vientos a favor, pero a la vez unos nubarrones que hacen prever un año agridulce.

“Definitivamente se gana por un lado y se pierde por el otro, por eso no puede trascender el tema de una bonanza, pues hay una aceptable recuperación, pero hay que trabajar con cautela sin llegar a euforias que no corresponden a la realidad”, sostiene Restrepo Salazar.

“Yo aspiro que sea un año de más desahogo y más tranquilidad, pero no para echar la casa por la ventana”, asegura Gómez Estrada.

“Espero que cuando nos llegue la principal cosecha de fin de año, el precio siga igual de alto”, asienta Gustavo.

Solo el tiempo dará la razón sobre si la situación del café se aclara o se pone menos oscura que el tinto.


El dato

US$1,60, el precio récord con que terminó la libra de café esta semana.


La frase

“Hay que trabajar más con abonos orgánicos, porque definitivamente en el mundo agrícola que se ve venir, va a ser muy difícil sostener la fertilización exclusivamente con abonos químicos”

Álvaro Uribe Vélez, presidente.


¿Cuál es el principal problema que afecta hoy a los caficultores de la región?

Comentarios de foros LA PATRIA


* Un gran problema que apenas se está vislumbrando en la gran cantidad de jóvenes que están siendo llevados para otras regiones dentro de los programas de erradicación de cultivos ilícitos. Los campos de Caldas abandonados, las familias sufriendo por sus seres queridos y los erradicadores en peligro. Maria del Rosario.


* Es la indiferencia del gobierno, porque en vez de utilizar los recursos de las reservas para subsidiar los insumos y mejorar las vías de acceso a las fincas; mejor utilizan estos recursos en burocracia. César Sánchez.


* El principal problema de los caficultores es la falta de mano para recoger el grano y a esto le añadimos el problema de orden público. Esto hace que los recolectores quieran mejor la seguridad y no terminar reclutados por los grupos criminales. Por milla.


* La devaluación del dólar es pobreza, el valor en bolsa debe subir mucho más. Carlos Alberto.



http://www.lapatria.com/Noticias/ver_noticia.aspx?CODNOT=32178&CODSEC=31