lunes, 10 de marzo de 2008

Comercio cafetero en Suiza

Suiza y el comercio cafetero

Suiza es una gran potencia en el comercio del café. Más del 70% del volumen total del café negociado en el mundo se comercia directa o indirectamente en Suiza

La tradición, una excelente infraestructura y ventajas fiscales han favorecido el establecimiento de grandes comerciantes y tostaderos de café en Suiza.

El comercio cafetero global cuenta con 350 empresas que intervienen en el comercio de los granos aromáticos. Suiza es sede de las sociedades de mayor envergadura.

También las más grandes compañías de torrefacción de café operan desde Suiza.

El precio del café depende de varios agentes económicos, entre los cuales se encuentran las manufacturas de torrefacción y las compañías comerciales helvéticas, así como la Bolsa de materias primas de Nueva York.

Markus Fischer, experto suizo del café en Costa Rica, explica a swissinfo la importancia de este país como centro del comercio cafetero: "Es cierto que Suiza es un gran país comerciante, pero el valor añadido del comercio cafetero no se genera en Suiza. Es el comercio formal del café que se lleva a cabo en Suiza."

¿Quiénes influyen sobre el precio final del café además de los grandes comerciantes? "Brasil es el mayor productor de café del mundo y juega un papel crucial en la fijación del precio", señala a swissinfo Otto Klöti.

Klöti trabaja desde hace 60 años en el comercio cafetero en Costa Rica. "Después de un bajón en Brasil, el precio del café puede subir un 100%", declara Klöti.

También las empresas pequeñas influyen en el precio

Otto Klöti, que es considerado el 'barón del café suizo' en Costa Rica, explica las razones de la dinámica inestable del precio del café: "Si se perfila una insuficiencia en la producción cafetera mundial, se crean grandes stocks, mientras los productores centroamericanos extienden las áreas de producción de sus cafetales. Así, en ciclos de cinco años, se produce en el mercado mundial una sobreproducción de café, y el precio cae repentinamente."

¿Cómo puede la industria cafetera suiza de Costa Rica producir café de manera tan lucrativa pese a las grandes fluctuaciones en el precio? "La mitad de nuestro café cosechado es de primerísima calidad. Alcanzamos precios que se sitúan muy por encima de las conjeturas de Suiza y Nueva York. Para el resto de la cosecha recibimos sólo lo que vale el café momentáneamente en el mercado mundial. Una buena mezcla es la clave", concluye Otto Klöti.

Concentraciones aceleran el comercio

La concentración de comerciantes cafeteros en el mercado mundial ha tenido una influencia notable en el negocio en las últimas décadas. "Antes teníamos que decidir vender 250 sacos en un momento determinado. Hoy tenemos que reaccionar en unos pocos minutos a un pedido de 10.000 sacos", expone a swissinfo Jürgen Plate.

Plate trabajó durante décadas para una compañía compradora suiza de café en Costa Rica. "Con las operaciones a plazos fijos en la bolsa se ha posibilitado por primera vez el afianzamiento de precios buenos."

Los grandes comerciantes de café en Suiza confían en la cosecha cafetera de 2008. Los expertos pronostican una producción mundial de unos 114 millones de sacos, con un consumo mundial estimado en 122 millones de sacos. Está programada una subida de precios.

Leyendo el futuro en los posos del café

Antes de que el café cocido se pueda versar en la taza, se acumulan costes fijos y variables. Independientemente del importe que los plantadores y los transformadores reciben por su café, los costes que determinan el precio para el transporte y el almacenamiento, permanecen invariables.