viernes, 18 de abril de 2008

Café de Colombia

En Filadelfia germinan maestros en café

Darwin Salazar terminó el bachillerato hace cerca de un año. Hoy ya es un educador en café. Sus alumnos son agricultores de la zona rural de Filadelfia. El joven cada semana dicta 15 horas de clase, efectúa trabajos de campo, visita y brinda acompañamiento en fincas. Por su labor recibe una bonificación.

Por medio del programa de Jóvenes educadores rurales, los estudiantes de secundaria del municipio aprenden la tecnificación del cultivo del café. El plan es uno de los que comprende el proyecto Escuela y Café, mediante el cual se brinda instrucción en producción y comercialización del grano.

A Darwin, luego de concluir la secundaria, lo capacitaron el Servicio Nacional de Educación (Sena) y el Comité de Cafeteros de Caldas. “Lo mejor es que los estudiantes aprenden y se motivan a cultivar la tierra”, comenta el joven instructor.

El programa incluye a alumnos del norte y occidente caldense. Poco a poco consolidan los conocimientos. germinador, una cámara acondicionada para la germinación de las semillas. Mauricio Antonio Ocampo, estudiante de noveno grado, dice: “hace unos años, las semillas se regaban sobre la tierra, pero en la actualidad se construye una cama, se agrega el ladrillo picado y arena. Esta técnica ahorra tiempo y dinero”.

En la vereda La Aguadita los estudiantes supervisan a 20 cultivadores de café que se dedican a sembrar las variedades Colombia y Castilla. “Los muchachos nos enseñan a combatir las plagas, a implementar técnicas de siembra y abono”, comenta el agricultor Mario Ramírez.

A un lado del colegio, los estudiantes implementan un germinador, una cámara acondicionada para la germinación de las semillas.


Con calidad y tecnología

Al programa de educadores pertenecen 37 jóvenes caldenses y 12 estudiantes del Colegio Antonio Nariño y del Colegio de La Aguadita, quienes siguen los pasos de Darwin.

Los futuros maestros se capacitan en ocho normas de competencia laboral en producción de café con parámetro de calidad para al final recibir el título de técnicos.

Amparo Libreros Marín, docente encargada de la supervisión, expresa que con el proyecto aprenden a producir colinos con calidad y tecnología, de acuerdo con las sugerencias del Comité. “Además los estudiantes manejan la aplicación de los fertilizantes, el control de malezas y las plagas”.

El proceso cobra mayor fuerza con la iniciativa que llevó a los jóvenes a crear la Cooperativa Cootec con sede en Salamina. El objetivo es ofrecer servicios técnicos a los campesinos y brindar asesorías.

Los jóvenes aprovechan la oportunidad para tener mayores conocimientos sobre el producto más representativo de su región. “Todo porque el grano es rentable, si se maneja como nos enseñan, concluye Mauricio Ocampo, en una de ssu charlas con sus compañeros de noveno grado del Colegio La Aguadita Grande.


Los aportes

Algunos de los estudiantes de bachillerato de la vereda La Aguadita Grande explicaron su proceso en Escuela y Café y sus perspectivas sobre este proyecto:


Cristian Camilo Salazar: nos enseñan a combatir plagas y a cultivar en forma técnica.


Julián René Callejas: Aprendemos a cultivar la tierra y recibimos capacitación sobre el café.


Lucero Alzate: aprendemos a manejar el café. Más adelante, les enseñaremos a nuestros padres.


Jessica Alejandra Sepúlveda: el programa es bueno porque aprendemos mucho sobre el café.


Leidy Lorena Pérez: sabemos controlar la plagas y aprendimos a hacer un germinador. Todo esto lo practicamos en la finca.


Edison Campiño: conocemos mucho sobre el café y nos enseñan cómo cultivarlo.



http://www.lapatria.com/Noticias/ver_noticia.aspx?CODNOT=36469&CODSEC=3