sábado, 26 de julio de 2008

Café de Colombia

Unión Cafetera solicita precio de carga en $550.000

El riesgo hoy es que desaparezca la caficultura misma. En esos términos puso la Unión Cafetera Colombiana el panorama de la actividad en el país, durante la junta nacional de la organización ayer en Manizales.

Ante esta situación la Unión Cafetera Colombiana le solicitó ayer al Gobierno Nacional que conjure el mal momento económico de los cafeteros con una fijación de precio estable en 550 mil pesos por carga, de cara a la próxima cosecha entre el 1 de septiembre y el 28 de febrero del 2009, cuando se recoge la mayor parte de la producción del país.

Aurelio Suárez Montoya, Coordinador de la Asociación Nacional por la Salvación Agropecuaria y Presidente de Unión Cafetera, expresó que el Gobierno debe asumir un papel más determinante en la disminución de los perjuicios para el sector a raíz de la devaluación del dólar, pues precisamente sus medidas estimulan que la divisa inunde la economía.

La propuesta de precio estable implicaría que el Gobierno destine entre 300 mil millones de pesos y 350 mil millones, además de los 50 mil millones de pesos que corresponden al sector cafetero dentro de las ayudas para los exportadores.

“No creemos que sea una petición desmedida, sobre todo si se compara con lo que se le ha dado a otros sectores”, resaltó Suárez Montoya.

Agregó que pese a que el café es la base de la economía en por lo menos 100 municipios, es el 20% del área cultivada agrícola, el 30% del empleo y el 31% de las exportaciones agrícolas y agroindustriales, ha recibido nueve veces menos apoyos fiscales entre el 2004 y junio del 2008, frente a lo que se ha dirigido a los floricultores.

“Hay hambre en las zonas cafeteras”

En la actividad también estuvo el senador caldense por el Polo Democrático, Jorge Enrique Robledo Castillo, que fue dirigente de Unión Cafetera.

Destacó que la situación es tan mala que un sector importante del empresariado cafetero está pensando en retirarse de la actividad, pues a la revaluación del peso que no permite que se reflejen los buenos precios internacionales, se suma el incremento en el costo de los fertilizantes y, en general, de los insumos agrícolas que tienen como base el petróleo.

“El negocio así no opera, no puede sostenerse, hay más hambre en las zonas cafeteras”, expresó el congresista.

Robledo Castillo llamó la atención en que uno de los aspectos que más se perjudica con las dificultades de los cafeteros es la generación de empleo, que en gran parte vincula a campesinos de escasos recursos y pequeños productores.

“Son 550 mil familias propietarias de parcelas. A esto hay que sumarle un número grande de jornaleros. Ningún otro sector produce el empleo y tiene las hectáreas de la caficultura, que son cerca de 900 mil”, resaltó.

Voz de los caficultores

Agricultores que asistieron a la junta nacional ayer de Unidad Cafetera expresaron cuál es su situación actual:

Silvio Benjumea, La Merced.

“Un bulto de abono vale 92 mil pesos, cuando costaba 48 mil pesos. Estamos en una situación grave, el café ya no está dando para vivir”.

Mario Giraldo Cardona, Arauca (Palestina).

“Los cafeteros pasan por una situación muy crítica, porque con la caída del dólar el precio interno del café no se siente. En cambio los insumos cada día más caros, y no rebajan”.

José Javier Soto Orozco, La Merced.

“Ya no alcanza ni para pagar el seguro a través de Prosperar. Además hay que pagarlo durante 20 años y eso no es justo”.

LA CIFRA

25 mil, número de pequeños cafeteros que tienen créditos a través de Finagro, y que están en aprietos para pagar.


http://www.lapatria.com/Noticias/ver_noticia.aspx?CODNOT=43971&CODSEC=7