sábado, 26 de julio de 2008

Centro de Investigaciones en Café (Cicafé)

Investigación busca salvar al café

Nuevo híbrido dará más grano por hectárea

En 2009, la liberación de un nuevo híbrido podría generar un aumento de hasta el 50% en la productividad por hectárea del café costarricense.

Novedades en el control de plagas y enfermedades del grano, desarrolladas por los investigadores nacionales, podrían convertirse en tabla de salvación para los cafetaleros. Lo anterior responde a la necesidad evidente de los productores de reducir sus costos y aumentar la eficiencia.

Durante los últimos cinco años el Centro de Investigaciones en Café (Cicafé) ha centrado sus esfuerzos en convertir hongos, avispas y otros organismos, en herramientas que permitan al sector ser más eficiente.

Asimismo, sus alianzas con centros de investigación de renombre internacional han permitido desarrollar híbridos que permitirían incrementar en un 50%, la cantidad de café por hectárea que genera el país.

“Se trata del uso de controladores biológicos y una técnica llamada embriogénesis somática”, explicó Jorge Ramírez, gerente de Investigaciones del Instituto del Café de Costa Rica (Icafé). “Por ejemplo, usamos hongos para que controlen insectos y enfermedades causadas por otros hongos y avispas que son depredadores”, puntualizó Ramírez.

Por ejemplo, el uso del hongo conocido como Beauveria Bassiana para controlar al gorgojo que causa la broca del café, ha probado ser un 50% más barato que utilizar químicos convencionales.
Mientras una aplicación de agroquímico cuesta alrededor de ¢13 mil por hectárea, la utilización del hongo no llega ni siquiera a ¢5 mil.

En el caso de la eficiencia, los investigadores lograron generar una especie mejorada, que aumentará sustancialmente la productividad costarricense.

En tanto que las especies caturra o catuaí —actuales pobladoras de los cafetales nacionales— generan en promedio entre 40 y 50 fanegas por hectárea, la primera generación de esta especie ya probó producir de 25 a 27 fanegas más.

Los beneficios de esta nueva planta no se quedan ahí. Sus bondades incluyen una resistencia probada a la roya, lo cual se traduciría en un ahorro de entre ¢7 mil y ¢10 mil por hectárea por aplicación que hoy deben gastar los productores para evitar la pérdida de sus cosechas.

“Si hablamos de que lo urgente es aumentar la productividad y bajar los costos, entonces el control biológico y esta nueva especie dan en el clavo”, señaló Rodrigo Vargas, productor de café y presidente de la Cámara Nacional de Cafetaleros.

En sus cafetales localizados en Poás de Alajuela, se aplican desde hace años los resultados de las investigaciones de Cicafé. Actualmente, el almácigo que se está desarrollando con el nuevo híbrido diseñado para disparar la productividad, será llevado al campo —en forma masiva— en 2009.


http://www.larepublica.net/app/cms/www/index.php?pk_articulo=13718