jueves, 21 de agosto de 2008

Café de Costa Rica

Escasez de peones obliga a pagar más por recoger café

Cafetaleros de Turrialba, Pérez Zeledón y otras zonas bajas pagan actualmente hasta ¢900 por cajuela (medida igual a un canasto común) a los recolectores, aunque el valor mínimo fijado por el Gobierno para esa unidad es de ¢580.

El pago superior a los recolectores se debe a dos factores: que la maduración apenas se inicia, y la falta de mano de obra que pone a competir a las finqueros.

Costa Rica espera una cosecha de 2,38 millones de fanegas en fruta, que corresponden a igual número de quintales (46 kilos cada uno) en café beneficiado.

Este primer cálculo de cosecha es ligeramente menor a los 2,49 millones de fanegas con que cerró la cosecha pasada (2007-2008).

La recolección ya comenzó en las llamadas “zonas de maduración temprana”, ubicadas en terrenos con menor altura sobre el nivel del mar y que están en Turrialba, Pérez Zeledón y Coto Brus.

Aunque hasta este momento no es crítica la ausencia de manos, se teme que en la época de mayor maduración, desde mediados de setiembre, sea un problema.

La época de recolección del grano se extiende hasta marzo del próximo año y requiere alrededor de 200.000 personas, según las estimaciones del Instituto del Café de Costa Rica (Icafe).

Competencia. La falta de manos para la recolección del café se convirtió en un problema en los últimos años en zonas como Turrialba. Se teme que este año el problema sea más grande en vista de que los cafetaleros no pueden contratar trabajadores extranjeros si no están debidamente documentados.

Esta situación puede causar caos en Turrialba a partir de la segunda quincena de setiembre próximo, cuando comienza la época de mayor maduración.

Ronald Peters, director ejecutivo del Icafe, calculó que la necesidad de recoger la cosecha produce una fuerte competencia por la atracción de los recolectores.

Tal situación llevará a que este año el pago por cajuela se estime en un promedio de ¢700, en lugar de los ¢580 que fijó el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) como pago mínimo.

En total, los recolectores se ganarán este año, con ese precio promedio, ¢33.320 millones. Cada fanega tiene 20 cajuelas, por lo que la cosecha final será de un poco más de 47 millones de cajuelas.

Según Peters, el sector trabaja con el Ministerio de Trabajo y con la Dirección de Migración para legalizar temporalmente a extranjeros que ya están en el país.

Un paso de ese tipo ayudaría a mitigar un eventual problema de falta de recolectores, sin dejar de lado la posibilidad de traer nicaragüenses temporalmente, como se acordó el año pasado.

La posición de Peters coincide con la de la Cámara Nacional de Agricultura y Agroindustria (Cnaa). El presidente de esta agrupación, Álvaro Sáenz, señaló que la ley actual contempla esa legalización temporal de mano de obra que ya está en Costa Rica.



http://www.nacion.com/ln_ee/2008/agosto/20/economia1668030.html