miércoles, 17 de septiembre de 2008

Café de Colombia

Caficultores al negocio de biocombustibles

La Federación Nacional de Cafeteros de Colombia reveló que tiene todo dispuesto para entrar en el negocio de los alcoholes carburantes a partir de los desechos de la cereza del café.

En diálogo con Dinero.com, el director del Centro de Investigación del Café (Cenicafe), Gabriel Cadena dijo que los caficultores le entregan con esta iniciativa, un parte de tranquilidad al mundo que está muy preocupado por el tema de los combustibles.

Anotó que sin duda la alternativa son los biocombustibles entre ellos el etanol anhidro que se produce a partir de la caña de azúcar y también del biodiesel que se extrae de la palma de aceite.

Explicó que hay una nueva tendencia de producir combustibles a partir de la biomasa vegetal y también a partir de los residuos que deja la agricultura, por eso las nuevas tecnologías usan la celulosa de las maderas y el bagazo de la caña.

La investigación de Cenicafe demostró que si es posible producir etanol anhidro a partir de los residuos del beneficio húmedo del café que son el mucílago y la pulpa del fruto del cafeto.


Según Cadena, Cnicafe encontró que es absolutamente viable producir este etanol en un volumen que se calcula en 24 millones de galones por año si se originara de todos los residuos resultantes de exportar once o doce millones de sacos anuales de café.


El director de Cenicafe agregó que afortunadamente ya se conoce la técnica motivo por el cual es vital escalar la producción, hacer estudios de pre factibilidad económica, conocer las localidades más adecuadas, el tamaño de las plantas destiladoras, en donde se ubicarían con mayor eficiencia y concluir todo lo que tiene que ver con costos que es sin duda muy determinante.


Con esta producción de alcohol carburante el sector cafetero estaría adicionando más valor agregado a la actividad que se vería reflejado en mejores ingresos a los caficultores por los residuos que hoy se usan para beneficio pues son materia orgánica muy eficiente para las plantaciones.

“En este momento estamos haciendo el análisis de los costos pero lo cierto es que el país en algún momento tomará la decisión de extraer combustibles alternativos de los residuos vegetales como el mucilago y la pulpa del café y muy posiblemente de otros cultivos”, anotó Gabriel Cadena.

El proyecto, dijo, será de mediano plazo pues el país ya se embarcó exitosamente en el cuento de los alcoholes carburantes así como en biodiesel y ahora tiene la oportunidad de producir etanol a partir del beneficio húmedo del café sin sembrar una hectárea más, sin deforestar y sin hacer inversiones adicionales en materia de producción agrícola.

Esta nueva era del café garantiza la seguridad alimentaria pues descarta cualquier tipo de problema de abastecimiento de alimentos toda vez que no utilizará productos de la canasta familiar para convertirlos en combustible. También generará sostenibilidad de los ecosistemas cafeteros que son muy frágiles por estar en la montaña y por estar sometidos a unos regímenes pluviométricos demasiado intensos.

Otro impacto favorable con la producción de etanol a partir de residuos de café se vería en el empleo y en la calidad de vida de más de 500 mil familias que devengan su sustento de la siembra del bebestible.



http://www.dinero.com/noticias-on-line/caficultores-negocio-biocombustibles/52558.aspx