martes, 9 de septiembre de 2008

Café de Nicaragua

Hay buenos tiempos para café centroamericano en Nicaragua

En todos los tiempos, sean buenos o malos, de bonanza o de crisis, para los amantes de un exquisito sorbo de café siempre será justo decir que no es lo mismo una buena taza de café que una taza de buen café.

Para los amantes de un buen café gourmet, en cualquier parte del mundo, las únicas preocupaciones en torno a su taza estarán seguramente asociadas al aroma, al sabor, a la acidez o, quizás, a la textura de la aromática bebida.

No obstante, para los productores de café en 57 países del mundo, las preocupaciones son otras muy diferentes: precios, mercados, diversidad, sostenibilidad, entre otras.

En el ámbito de los precios internacionales, a mediados de los 90 los cafetaleros del mundo experimentaron un descenso en sus ingresos debido a los bajos precios del café.

Los productores estaban endeudados y las cosas parecía que no mejoraban, expresó Henry Hüeck, un cafetalero nicaragüense que se ha dado a la tarea de organizar un encuentro cafetalero internacional conocido como "Ramacafé", que anualmente reúne a productores, exportadores, comercializadores y compradores.

Los asistentes intercambian experiencias y analizan el palpitar del mundo del grano de oro.

Diversos organismos especializados, como el Centro Agronómico Tropical de Investigaciones y Enseñanza (CATIE), aseguran que al empezar esta década más de 250.000 productores en Centroamérica sufrieron la fuerte caída en los precios del café.

Huracanes en Guatemala y luego sequías en Nicaragua y Honduras causaron bajas de 40-50 por ciento en la producción en ese periodo, cita el organismo.

El informe señala que la fuerte caída de los precios del grano impactó gravemente en la situación de cientos de miles de familias que enfrentaron serias dificultades para atender la salud y la educación de sus hijos e hijas.

En la actualidad, los productores del grano de oro, particularmente en Centroamérica, experimentan mejores tiempos.

Casi todos los países centroamericanos registran saldos positivos en sus producciones del grano.

Solamente Costa Rica disminuyó su producción en la presente cosecha en comparación con algunos de sus vecinos de la región, debido a la escasez de mano de obra, la reducción del área de cultivo y los altos precios de los fertilizantes, según un informe de la prensa costarricense.

De acuerdo con el informe, a un mes del cierre de la cosecha 2007- 2008, las exportaciones del grano de oro costarricense se quedaron estancadas en poco más de 1,37 millones de sacos de 60 kilos, mientras que en Guatemala las ventas llegaban en julio al récord de cuatro millones de sacos.

Un estudio del diario "La República", de San José, publicado el jueves 4 de septiembre, indicó que el promedio de exportación para Guatemala en los últimos seis años no superó los 3,9 millones de sacos, pero la meta actual está en 4,8 millones de sacos.

La situación se repite en Honduras, donde el incremento ronda el 7 por ciento, de 3,3 millones de sacos por temporada a 3,47 millones de sacos de 60 kilos en julio.

Incluso, países que antes no representaban competencia para Costa Rica ahora lo son, como El Salvador y Nicaragua, que vendieron 1,41 y 1,48 millones de sacos, respectivamente, en el periodo analizado.

En el caso de Nicaragua, efectivamente se registra un incremento en la producción cafetalera en los últimos años y, particularmente en el presente ciclo productivo (2007-2008), que coloca al grano de oro en un lugar puntero entre los productos exportables del país centroamericano.

Según datos oficiales del Ministerio Agropecuario y Forestal (Magfor) de Nicaragua, las exportaciones nacionales del ciclo agrícola 2007-2008 fueron de 1 millón 481.800 quintales de café oro, lo que significa un incremento de 31,6 por ciento, equivalente a 355.700 quintales oro.

Estas exportaciones aportaron al país un valor de 203 millones 303.400 dólares, registrándose un robusto incremento de 52,5 por ciento, con relación al valor generado en el período anterior.

Este comportamiento se explica por el mejor volumen exportado en el ciclo 2007-2008, y debido principalmente al comportamiento observado en el precio promedio internacional obtenido, el que registró un incremento de 15,9 por ciento respecto al reflejado en el periodo anterior.

Europa continúa como la primera región del mundo en consumir el café de Nicaragua. De acuerdo con el informe del Magfor, Europa compró 47,2 por ciento del volumen total exportado a un precio promedio de 138,32 dólares por quintal oro.

Estados Unidos captó el 45,2 por ciento a un precio promedio de 133,70 por quintal oro.

El resto (7,6 por ciento) se comercializó en países como Japón, Rusia, Austria, Emiratos Arabes, Irlanda y México. (Xinhua).



http://spanish.peopledaily.com.cn/31620/6496013.html