miércoles, 1 de octubre de 2008

Café de Colombia

La suerte de los cafeteros

Del mes de septiembre que hoy se acaba, a los cafeteros les queda el comienzo de la aplicación de dos nuevos programas, el seguro de costos de producción y la reconversión cafetera y que Dios mediante algo habrá de servirles.



La política cafetera en lo que tiene que ver con los planes que se vienen ejecutando desde vigencias anteriores continuará, con la adición del par de programas mencionados. Durante los próximos cuatro años los recursos para el paquete de programas no son cualquier cosa. Estamos hablando de 1.4 billones de pesos. Todo esto está escrito y determinado en el acuerdo suscrito por el gobierno y la federación para el cuatrienio 2008-2011. Mucho hay por detallar y mencionar de la política trazada para los cafeteros de Colombia y para hacer más llevadera la caficultura nacional en los departamentos que como el Quindío, siguen siendo de una especial vocación por el café y su producción.

Existen en Colombia regiones con mucha mayor producción que la del Quindío, pero en el país cuando se habla del Quindío como departamento, inmediatamente quién sea y dónde sea, lo relaciona con la industria cafetera. Es como si en la lengua española, Quindío fuera sinónimo de café o como si cafetero significara departamento del Quindío. Por eso cuando los quindianos llegamos a cualquier lugar, nos presentan siempre como procedentes de la tierra del café.

Pues permita la mejor suerte de la caficultura y las políticas trazadas, que de todo esto alcancen beneficio los cafeteros de esta región. Es importante destacar el seguro de costos de producción, porque con este seguro es que se va a lograr el equilibrio entre estos costos de producción que serán fijados por la gerencia técnica de la federación y el precio a pagarse por los sacos de café producidos, los que deberán ser asegurados previamente para que se pueda tener derecho al beneficio y gozar de él. El caficultor podrá asegurar hasta el 50% de su cosecha, pero lo tiene que hacer.

Esos seguros no es que vayan a llegar así porque sí. Se trata entonces de un instrumento más de protección que el comité nacional de cafeteros de Colombia ha considerado novedoso.

La destinación de recursos para el incentivo de asistencia técnica será lo que le permitirá a los beneficiarios entrar al programa de Reconversión Productiva y Social de la Caficultura.

Digamos que el año ha sido bueno por la dinámica con la que La Federación Nacional de Cafeteros y el Comité Nacional del gremio han orientado la política económica y financiera de los cafeteros del país. Lo que no se puede decir con precisión es la suerte de las cosechas por venir.

En el Quindío los cafeteros a quienes hemos indagado sobre la perspectiva de sus cosechas, son pesimistas y ahí está el detalle. Equilibrio en los precios de producción y el precio de venta, pero escasez de café, con lo que se pierde la dinámica económica. De llegar a ser esa la situación, es decir, muy pequeña la producción, volvemos a quedar en nada.

Cuando empieza entonces la época de cosecha, pues es lo que siempre se dice y se espera en octubre, hay que creer y confiar hasta en la suerte. Con el apoyo del gobierno los cafeteros también esperan consolidar el fortalecimiento de los negocios que tienen que ver con el valor agregado de la caficultura. Se buscará dentro de los objetivos y para los días que llegan, un aumento a 2 millones de sacos las exportaciones de cafés especiales. La meta, antes de tres años es que el 40% de las exportaciones cafeteras del país sean con valor agregado.

Esperemos a octubre, a ver qué pasa con la cosecha
.




http://cronicadelquindio.com/index.php?module=publicacion&func=viewpub&tid=3&pid=46334