lunes, 20 de octubre de 2008

Café de Ecuador

El Ecuador se suma a los países con café de calidad


Un total de 300 familias caficultoras de Imbabura producen café artesanal y orgánico que se vende dentro y fuera del país

'Esta es una historia de resistencia, de lucha continúa. Este café tiene alma'.

La mirada de Edmundo Varela, presidente de la Asociación Agroartesanal de Caficultores Río Intag (AACRI) se ilumina cuando cuenta la experiencia de 300 familias de la parroquia Apuela, zona de Intag, en la provincia de Imbabura, que encontraron en el aromático grano una forma de ganarse la vida y llevar el apetecido producto ecuatoriano fuera del país. En la actualidad, Café Río Intag es una marca nacional que ya se conoce en Asia, Europa y América del Norte.

Hace tres años, la vida de los pequeños productores de Apuela, ubicada en el subtrópico de Cotacachi, dio un giro cuando la Agencia de los EEUU para el Desarrollo Internacional (USAID) valoró el potencial de la zona y del producto y decidió capacitar a los agricultores, con el fin de mejorar la producción de la variedad arábiga y lograr la apertura de mercados nacionales y extranjeros.

Hugo Ramos, gerente de proyectos de la agencia, cuenta que lo primero que se realizó fue unir a los caficultores en una asociación, con el propósito de aumentar la producción. "Empezamos con 120 personas, ahora tenemos 300, pero la meta es llegar a 100 más. Al agruparse se facilita que puedan mejorar el producto y comercializarlo a precios justos y en mayores cantidades", explica. Después vino la capacitación para mejorar la calidad en los procesos de siembra, cultivo y secado. "Es muy importante que los productores mantengan estándares de calidad en toda la cadena, así garantizan un excelente café, que puede ser vendido con facilidad, sobretodo ahora que el consumo de este producto está creciendo en el mundo", indicó Jairo Andrade, experto del Programa de Desarrollo de Empresas Locales (Prodel), quien también es parte del proyecto.

Café orgánico, se posiciona

Uno de los requisitos fundamentales para competir en los mercados radica en el carácter orgánico que ostenta el café de Apuela. "Este es un producto cultivado y tratado sin químicos, lo cultivamos bajo la sombra de los árboles, no destruimos la tierra para producirlo. Es una gran alternativa", manifiesta Varela. Y es que el cultivo de cafetales en la zona se convirtió en una opción sostenible, que logró frenar el avance de la minería y la deforestación en el sector, rico por su diversidad ambiental.

Antes del inicio del programa la producción era de entre cuatro a cinco quintales anuales, por hectárea. En la actualidad, la cifra se ha elevado a 15. Hace tres años los agricultores recibían $75 por cada saco, hoy les pagan hasta $120 por cada quintal que colocan. De los 1 200 quintales que se producen cada año, 250 se exportan en calidad de materia prima al Japón, en donde se procesan, desarrollan marcas prestigiosas y lo compran clubes de seguidores de este café originario de esta localidad del Ecuador. El resto de la producción, en cambio, es molido, procesado y empaquetado en la pequeña fábrica de café, que funciona en Apuela. De allí sale hacia el mercado interno, donde se vende por medio de redes de comercio justo como Camari. Fuera de las fronteras, el producto se vende en España, los EEUU y Francia. Según la administración de Café Río Intag, el año pasado las ventas del producto representaron $150 000.

El Café Río Intag comercializa el producto en variedades rubio, medio y fuerte, que tras ser molido, se empaca en un pequeño saco de cabuya elaborado por las mujeres del sector. Esta presentación, de una libra, se vende a $4,07. Pero también se puede adquirir el café tostado, desde $2 hasta $3,50 la libra, para molerlo después. Generalmente los restaurantes y hoteles prefieren comprar en esta presentación.

En busca de mercados

El prestigio del café Apuela va creciendo y con eso los pedidos, los caficultores cuentan que han llegado a pedirles hasta 40 mil quintales del grano. "Eso es algo que nos gustaría poder lograr, de momento nuestros volúmenes de producción no llegan a esas cantidades, pero queremos incrementarlas", señala Varela.

A esto se suma la posibilidad de ampliar la venta en España y los EEUU, Portugal y Corea, que han manifestado interés por este café . (DP)

Ahora nos tratan con justicia

"Hace años no podíamos vivir de lo que nos daba el café, ahora nuestra vida ha mejorado porque ya nos pagan el precio justo por nuestros cultivos. En este tiempo hemos aprendido a unirnos, porque así nos tratan con justicia y nos pagan lo que es. He aprendido a sembrar mejor, a hacer las cosas bien, por eso ahora nos respetan. Es bueno saber que lo que cosechamos en Intag se vende en otros países", dijo Àngel Gómez, pequeño productor de la zona.



http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/el-ecuador-se-suma-a-los-paises-con-cafe-de-calidad-312977.html