jueves, 4 de diciembre de 2008

Café de Honduras

Proyecto Valor Agregado pone al servicio de los caficultores la ciencia e innovación

En el rubro del café la diferenciación ha creado una serie de mercados de nicho, productos dirigidos a consumidores con demandas particulares que están dispuestos a pagar el precio de esa diferenciación.

Antes el café era un producto no diferenciado que se vendía prácticamente en base a precio. En las últimas dos décadas las cosas han cambiado, asegura el Ingeniero Julio López, director del Proyecto VALOR AGREGADO.

La diferenciación puede ser de origen, altura, o especie. Puede ser orgánico, amigable a las aves, etc. Pero al final, el éxito lo determinan el aroma y el sabor del café, expresó el Ing. López.

Si los productores nacionales pueden demostrar cuantitativamente la calidad del sabor y el aroma de su café, se incrementarán sus oportunidades de éxito en el mercado internacional.

En ese sentido, el Proyecto VALOR AGREGADO, ejecutado por Zamorano y financiado por la Cuenta del Milenio – Honduras, ha dado los pasos necesarios para apoyar a los productores de café del país.

Recientemente se desarrolló en Zamorano la metodología para cuantificar los componentes de aroma y sabor característicos del café de las regiones de Márcala, La Paz y Ocotepeque.

El estudio, titulado Cuantificación de cafeína, trigonelina y ácido clorogénico por cromatografía líquida de alta resolución (HPLC), fue realizado por el estudiante de cuarto año, José Roberto López, un estudiante boliviano de la Carrera de Agroindustria Alimentaria (AGI).

La grasa, sacarosa, cafeína, trigonelina y el ácido clorogénico son considerados como los precursores del sabor del café, destacó López.

Este estudio implementó los métodos y validó las curvas estándar para cuantificación de cafeína, trigonelina y ácido clorogénico, explicó.

Los beneficiarios directos de este esfuerzo serán los productores de café ubicados en la zona de Marcala, La Paz y Ocotepeque.

Próximamente se llevarán a cabo las pruebas correspondientes a sus productos. Estas se realizarán en el Laboratorio de Análisis de Alimentos de la Carrera de Agroindustria Alimentaria (AGI) de Zamorano y en la Universidad de Texas A&M, EEUU.



http://www.latribuna.hn/news/47/ARTICLE/50502/2008-12-03.html