lunes, 12 de enero de 2009

Café de Colombia

Caficultura de Risaralda, la más joven


De no realizarse los programas de renovación de cafetales envejecidos y de competitividad la producción nacional declinaría hasta en 10 millones de sacos a 2.014, plantea la Federación Nacional de Cafeteros.

Y es que en la actividad está la clave para la productividad y rentabilidad de los cultivadores del ramo, porque esto representa recoger una mejor cosecha.

De allí que una de las premisas tanto del gremio nacional como local sea alcanzar una caficultura joven. En 2008, en los programas de renovación se invirtieron 54 mil millones de pesos.

Pues bien, en Risaralda la tarea se ha hecho y con honores, porque al cierre del 2008 se superaron las 7.000 hectáreas renovadas, lo que representó algo más de 1.600 hectáreas de la meta establecida.

Según explicó el líder del grupo técnico del Comité Departamental de Cafeteros, José de Jesús Valencia, en el departamento existe hoy una disciplina por parte de los agricultores para mantener una caficultura joven.

Al año la meta establecida es renovar el 10% del total del área cultivada -54.000 hectáreas-, sin embargo, en la vigencia anterior se alcanzó a renovar el 13%. Hasta septiembre las estadísticas indicaban que 6.327 hectáreas habían sido sujetos de la tarea ya sea por siembra o por zoca.

Este proceso iniciado hace más de 10 años le permite a Risaralda ostentar hoy la caficultura más joven del país con un promedio de 4,5 años, aunque con lo realizado en la vigencia anterior puede ser menor.

Productividad

Explica que el hecho de tener una caficultura renovada le permite a los productores obtener una mayor productividad y rentabilidad.

Aunque en Risaralda en los últimos ocho años el área cultivada ha disminuido, la productividad no ha decaído, precisamente por la renovación. Hoy entonces continúa ocupando el séptimo lugar de producción en Colombia, con 6 millones 120 mil sacos, en promedio, alcanzados en 2008.

Así mismo todo el trabajo alcanzado con la tecnificación del cultivo, ya que hoy de las 54 mil hectáreas cultivadas, el 96,3% son tecnificadas, es decir, sólo 2 mil son tradicionales.

“El cafetero ha entendido que para mantener su negocio rentable se hace necesario contar con una plantación joven y también contar con aquellas variedades que dan mayor rendimiento en número de granos”, explicó.

Para Valencia, todas estas tareas están enmarcacados en aumentar la productividad, ya que la meta del gremio cafetero es producir 17 millones de sacos en 2014 y como siempre se ha dicho, el aumento no está asociado a un mayor número de hectáreas sino a mayor productividad lo que representa tener plantaciones rentables, por lo que el proceso de renovación no puede detenerse, sino darle continuidad para garantizar más ingreso a las familias.

Cafés especiales

Otro de los puntos en donde se logró avanzar en Risaralda durante el 2008 es en la especialización del grano.

Hoy en el departamento son 9.500 hectáreas que producen raind forest, Utz Kape, de Origen y en fin toda una gran cantidad de especiales.

José de Jesús Valencia, líder de la División Técnicas del Comité Departamental de Cafeteros, luego de tres años de intensa labor, cuentan con 75 asociaciones de café especiales que agrupan a 5.800 productores de todo el territorio.

Esto representa beneficios económicos, porque ellos están recibiendo un sobreprecio por cada carga del grano.

Cambio generacional

Pero así como es fundamental renovar los cafetales para mantener mejores niveles de productividad de la caficultura, es necesario propiciar el cambio generacional entre los productores.

Para ello este año, dentro del programa de Modelos Innovadores-Jóvenes Caficultores que le facilita a las nuevas generaciones el convertirse en empresarios cafeteros viables, le permitió a un grupo de 21 jóvenes de Risaralda convertirse en empresarios de la actividad. En total el 43% de los productores son mujeres lo que muestra el fuerte cambio en la industria.

En total recibieron 118 hectáreas, que de ahora en La Celia y Belén de Umbría, que entran con sangre renovada.

El programa que cuenta con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo invirtió en total 1.320 millones de pesos en la compra de las dos fincas y en la preparación de los jóvenes a enfrentar el futuro.

Dato Curioso

En Colombia durante el 2008, el Gobierno Nacional transfirió a los caficultores incentivos a la renovación que ascendieron a los 60.000 millones de pesos, representados en agroinsumos.



http://www.latarde.com/economica/93-notas-economica/4514-caficultura-de-risaralda-la-mas-joven.html