miércoles, 6 de mayo de 2009

Café de Colombia

Café colombiano: buen precio sin bonanza

En medio de la crisis económica global, los cafeteros colombianos viven un momento excepcional... pero extraño

La cotización de la libra del grano en el mercado de Nueva York se acerca a los US$2, algo que no ocurre desde hace 11 años, cuando se produjo la última bonanza de precios.

En esa oportunidad, el café colombiano llegó a US$2,80 por libra en Nueva York.

Lo paradójico es que mientras las cotizaciones son buenas, no hay mucho café para vender en el mercado internacional.

Y eso marca sustancialmente la diferencia con las bonanzas, cuando además de buenos precios ha habido suficientes granos para exportar.

Disponibilidad

"Hoy la oferta de café colombiano es casi nula (en el mercado internacional)", le dice a BBC Mundo Jorge Lozano, presidente ejecutivo de la Asociación Colombiana de Exportadores de Café.

Todo se debe a que la cosecha se ha reducido por factores como el invierno y la renovación de cultivos, a que los tostadores de Estados Unidos no tienen muchas existencias y a que, por esa razón, están dispuestos a pagar sobreprecios para atender sus compromisos.

Esos sobreprecios se conocen como primas y han alcanzado hasta US$0,70 por libra en los últimos días.

A su turno, Juan Lucas Restrepo, gerente comercial de la Federación Nacional de Cafeteros, explica por qué se está demandando tanto grano de este país.

"Colombia es un componente clave en muchas marcas de café 100% que valoran los consumidores", dice Restrepo.

Además, agrega Restrepo, una parte importante del grano de café colombiano "se utiliza en café tostado y molido que se vende en supermercados".

El país andino, que es el tercer exportador mundial del grano después de Brasil y Vietnam, compite en la gama de cafés suaves.

Brasil pasa este año por un ciclo de baja producción, que podría reducir su oferta exportable hasta un 20%, de acuerdo con expertos consultados por BBC Mundo.

Consumo a salvo

Por ahora, la crisis económica global no ha afectado el consumo de café en el mundo, que en 2008 llegó a 130 millones de sacos de 60 kilos.

Lozano explica que el consumo mundial no ha bajado por la debacle financiera internacional pero algo sí se ha modificado:

"Lo que ha cambiado es el sitio donde se bebe café. Ahora mucha gente prefiere tomarlo en la casa, en lugar de ir a un sitio donde le sale más caro", dice.

Sin embargo, Restrepo reconoce que, debido al alza de precios, "comienza a evidenciarse una disminución en el uso de Colombia en mezclas (o blends), en las cuales el origen no es tan importante en la taza".

"Esta sustitución no es negativa, dado que permite que el mercado se equilibre y que Colombia atienda más fácilmente las necesidades de sus usuarios permanentes", añade.

El aumento del precio del café colombiano en el mercado de Nueva York lleva un poco más de dos meses y, hasta el momento, no se sabe cuánto durará.

En lo que coinciden los expertos es que no se puede hablar de bonanza cafetera, como aquellas que han ocurrido excepcionalmente en las últimas tres décadas.



http://www.bbc.co.uk/mundo/economia/2009/05/090506_1630_colombia_cafe_ms.shtml