sábado, 18 de julio de 2009

Café de Colombia

Caldas, con representación en catación de cafés especiales

Tres colombianos fueron certificados por una firma norteamericana. Quedaron habilitados como catadores de cafés especiales. Caldas, el departamento con más expertos en la materia

Wilson Hernán Salazar fue el único caldense que alcanzó ayer en la tarde la certificación de licenciado en Q Graders, junto con otras dos personas del país que participaron de un curso internacional en catación de cafés especiales, en el Ritual del Café del Comité de Cafeteros de Caldas.

El proceso lo iniciaron el pasado lunes 19 catadores, entre ellos tres caldenses, procedentes de varios Comités de Cafeteros, Cooperativas de Caficultores, asociaciones y exportadoras de café en Colombia.

Q Graders es una acreditación profesional que reconoce el talento y trabajo en la industria cafetera. Busca que los certificados puedan catar el café desde el punto de vista de compradores y describir el producto.

El Instituto de la Calidad del Café (CQI) promueve esta iniciativa, organismo apoyado por la Asociación de Cafés Especiales de América (SCAA), para mejorar la calidad del grano y la calidad de vida de los productores.

Fuera de los tres certificados en Q Graders (Wilson Hernán Salazar, Julia Inés Ocampo y Carlos Torres), el curso eligió a dos Star Cupper, otro nivel de catadores, pero a los que les falta un poco más de formación. Las personas restantes recibieron certificación por su participación en el curso.


Herramientas

La norteamericana Kelly Peltier Amoroso, representante del CQI, indica que este curso es el único programa en el mundo que acredita a los catadores de café por sus habilidades. Consiste en exponer a los estudiantes a diferentes cafés del mundo (Indonesia, África, América Central, entre otros) y se compara con los cafés de Colombia para mejorar su calidad.

"La idea es que con esta herramienta los catadores puedan utilizar el conocimiento para buscar, seleccionar y separar los lotes que tienen potencia y llegar al mercado de café especial", dice Peltier Amoroso.

Agrega que lo más importante de un catador es la retroalimentación con el productor, y que hay dos elementos básicos: buscar defectos e identificar cuándo se trata de un lote de café especial.

De otro lado, Peltier indica que el Ritual del Café, sitio del Comité Departamental de Cafeteros de Caldas, ubicado en el Recinto del Pensamiento en Manizales, está listo para convertirse en centro de instrucción en Colombia. "Tienen los equipos, maquinaria, espacio, gente y también la logística para realizar este tipo de cursos. Está bien ubicado para que personas del resto del país vengan a formarse", concluye la experta.

Número de catadores

Con los tres catadores certificados ayer en Q Graders, según el curso que se desarrolló hasta ayer en Manizales, Colombia completa 177 catadores. El Comité Departamental de Cafeteros de Caldas sostiene que es el número más alto, comparado con otros países productores.

Caldas queda con 23 catadores, también el mayor número en todo el país. La formación de estas personas ha sido posible con los recursos de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid).

Logro

En el acto de graduación de los catadores, la instructora norteamericana Kelly Peltier Amoroso, anunció que recomendará al Instituto de la Calidad del Café (CQI) la certificación de la manizaleña Valentina Osorio Pérez, como instructora Q.

Osorio Pérez es la Coordinadora del Proyecto de Calidades de Café del Comité Departamental de Cafeteros de Caldas.

Peltier Amoroso dijo que se ha visto la dedicación de la Coordinadora para mantener la integridad del programa. "Ella saldrá como primera colombiana y primera mujer en América Latina en ser instructora Q".

Con este reconocimiento, Osorio Pérez podrá comenzar a dirigir cursos de catación internacional en Colombia y fuera del país.

Peltier Amoroso indicó que en el mundo hay ocho instructores Q, dos mujeres, entre ellas la norteamericana, y seis hombres, uno de México y cinco de Estados Unidos.

Osorio Pérez tiene 26 años, es ingeniera de alimentos de la Universidad de Caldas y hace cinco años está vinculada con el Comité de Cafeteros. "Comencé entrenamientos con Almacafé, después fui certificada con el programa del CQI, en este tiempo se viajaba a Estados Unidos para pasar los 22 exámenes que un catador debe aprobar para poderse certificar. Son cursos en donde les podemos abrir la mente a todos los catadores de Colombia para mostrarles que hay nuevos mercados, que deben aprender más. Los catadores deben ser esas personas que comunican al caficultor con la calidad del café".



http://www.lapatria.com/Noticias/ver_noticia.aspx?CODNOT=71131&CODSEC=7