viernes, 22 de febrero de 2008

Bonos de café de El Salvador

Bonos de café tras empresas de EUA

En vista de que el café no aplica para vender derechos ambientales según el Protocolo de Kyoto, los cafetaleros buscan al mercado estadounidenses

Empresas multinacionales, principalmente de Estados Unidos, serán las destinatarias para la emisión de bonos por servicios ambientales del bosque cafetalero nacional, indicó ayer el Comisionado Presidencial del Café, Antonio Salaverría.

La emisión de bonos “va al mercado secundario, especialmente de empresas multinacionales”, según detalló Salaverría. El trabajo está a cargo del Banco Multisectorial de Inversiones (BMI). En vista de que en el Protocolo de Kyoto el café no calificó para proyectos de compra por emisión de gases, el proyecto salvadoreño se abocará hacia otro mercado, uno “paralelo” al del acuerdo japonés, según manifestó Salaverría.

Como Estados Unidos no es signatario de dicho acuerdo, quienes quieren saldar su deuda ambiental “salen a comprar en un mercado paralelo de Kyoto, donde los vamos a colocar (los bonos del café salvadoreño)”, sostuvo. Sin embargo, Salaverría no especificó si ya está colocada la primera emisión, ya que de este trabajo está encargado el presidente del BMI, Nicola Angelucci. “Va caminando muy bien”, se limitó a decir.

El Gobierno del país creó un sistema de pago por servicios ambientales para ayudar a los caficultores salvadoreños endeudados con el Fideicomiso del Café conocido como FICAFE y con FINSAGRO Café. El proyecto tiene por objetivo cubrir el 30% de la deuda de 10,000 caficultores, para lo que se espera recaudar $8 millones.

Brasil en sintonía

Por otro lado, en cuanto al papel de países más ricos e indusitralizados en el desarrollo de los acuerdos de Kyoto, Ignacio “Lula” da Silva, presidente de Brasil, exigió a esta naciones que integran el G-8 honrar los compromisos adquiridos desde 1997, abriendo mercados para mercancías que cumplan normas ambientales.

“Es preciso que los países del G-8 asuman su responsabilidad cumpliendo el Protocolo de Kyoto y apoyen nuestros esfuerzos, abriendo mercados para nuestros productos sostenibles”, dijo el presidente ante un centenar de legisladores de países del G-8, más Brasil, India, China (no adscrita a Kyoto), Sudáfrica y México.

Para Lula, los escasos resultados alcanzados hasta el momento por el Protocolo solo podrán ser superados si “la repartición mundial de beneficios y responsabilidades comienza a ser corregida desde ahora, y con mayor empeño en el futuro régimen internacional de clima después de 2012”.

El mandatario brasileño también pidió que las mayores economías del mundo que “paguen los costos de la reducción de la deforestación y de la protección de las florestas por medio de contribuciones voluntarias al Fondo de la Amazonia”.

Lula habló en el cierre del foro Globe G-8 más los 5, que se reunió en la sede de la cancillería y en el que legisladores de esos 13 países buscaron definir un conjunto de propuestas para elevar a la cumbre del G-8 que se realizará en julio próximo en Japón.



http://www.laprensagrafica.com/economia/996268.asp