domingo, 23 de marzo de 2008

Torrefactores

El cafê de Starbucks se "europeîza" para impulsar el negocio

Compra el fabricante de máquinas Clover, que elabora un café al estilo europeo, y reducirá precios

El deterioro de su actividad se ha visto acentuado por la ralentización de la economía

NUEVA YORK.- La cadena de cafeterías estadounidense ha anunciado un cambio estratégico para recuperar clientes y combatir, así, a la creciente competencia y al deterioro de la economía estadounidense, que, según su consejero delegado, Howard Schultz, ha empezado a afectar su negocio.

Entre las medidas anunciadas por el fundador de la mayor cadena de cafeterías del mundo, con cerca de 16.000 establecimientos, están la compra la compra del fabricante de máquinas Clover, que elabora un café al estilo europeo, la reducción de precios o la introducción de las máquinas suizas Mastrena, más efectivas y pequeñas.

Starbucks también reforzará el lado comprometido de la firma, potenciando compromisos con el comercio justo, el combate del cambio climático (con programas en Indonesia y Chiapas, México) y la responsabilidad social corporativa, al tiempo que se diversificará el negocio con la oferta de bebidas energéticas.

Igualmente, se ofrecerán nuevas variantes de café todos los días, en lugar de ir cambiando según la jornada de la semana, y se crearán programas de fidelización de clientes, entre otras iniciativas.

"Ha habido otros momentos en nuestra historia en que nos decían que habíamos tocado techo, pero siempre hemos respondido llegando aún más alto", ha defendido Schultz ante miles de accionistas en la junta celebrada en Seattle. Unos inversores que han visto caer a la mitad el valor de las acciones desde hace algo más de un año.

Caída de la actividad

Desde hace meses, la compañía sufre un deterioro en su modelo de negocio, que los clientes achacan a la pérdida de calidad del café que sirven y del encanto del que siempre han hecho gala sus establecimientos.

En la junta de accionistas, Schultz también ha atribuido parte de la responsabilidad a la ralentización de la economía estadounidense, "que realmente ha entrado en barrena".

"Hemos empezado a ver una ralentización en el tráfico (de clientes) que creemos que está conducida por la marcha de la economía" y no hay "razón alguna" para que esa tendencia vaya a cambiar en 2008, ha señalado el fundador.

Schultz retomó las riendas de la cadena a comienzos del año con la clara apuesta de conceder más importancia a la atención al cliente y menos al crecimiento internacional, para solventar así un problema que, en su opinión, es "auto-inducido".



http://www.elmundo.es/mundodinero/2008/03/20/economia/1206004850.html