jueves, 24 de abril de 2008

Café de Costa Rica

Baja en productividad obliga a cafetaleros a elevar inversiones

País producía 30 fanegas por hectárea en el 2001; bajó a 24 fanegas en seis años

Cosecha 2007-2008 superó ligeramente a la del período 2006-2007

Los cafetaleros costarricenses enfocarán sus esfuerzos en levantar la alicaída productividad por área, para lo cual están obligados a invertir más en el cuidado de las plantaciones en todo el país.

Cifras preliminares de la cosecha 2007-2008 establecen que hubo un ligero avance hacia esa meta, pero se requiere un esfuerzo mayor, según los productores.

El sector pretende, al menos, volver a los niveles de rendimiento que tuvo el país en la cosecha 2000-2001, cuando la productividad promedio se colocó casi en 30 fanegas en fruta (equivale a un quintal o 46 kilos de grano beneficiado) por hectárea.

Ese rendimiento cayó a apenas 24 fanegas por hectárea en el período 2006-2007. El Instituto del Café de Costa Rica (Icafe) atribuyó el problema a la merma en la asistencia a los cafetales, consecuencia de los bajos precios en esos períodos de cosecha.

Los productores abandonaron en gran medida la aplicación del denominado paquete tecnológico (fertilización, fumigación para control de enfermedades, poda de las plantas y otras prácticas) en vista de la caída en sus ingresos.

En el período 2007-2008, cuya recolección acaba de terminar, el volumen total preliminar superó en casi un 5% al de la cosecha anterior, que supone una ligera recuperación de la productividad por área, aún no determinada por el Icafe.

Pese a eso, el país está aún lejos de volver al menos a los niveles de rendimiento de hace seis años.

Rónald Peters, director ejecutivo del Instituto del Café, informó de que se recolectaron 2,49 millones de fanegas en la cosecha 2007-2008, según las cifras preliminares. En el período 2006-2007 el volumen total cerró en 2,38 millones de fanegas, comunicó el Instituto.

Preocupación. Xinia Chaves, gerente de la Federación Nacional de Cooperativas de Café (Fenac-Café) y presidenta de CoopePalmares, explicó que los productores necesitan con urgencia aumentar la productividad, lo que mejorará sustancialmente sus ingresos.

Concretó que el reto del país no es aumentar el área sembrada, sino obtener mayor volumen en la misma extensión cultivada.

Los productores deben aumentar las inversiones en asistencia a las plantas, especialmente con una mejoría en la fertilización y con fumigaciones para evitar el ataque de enfermedades.

La sanidad y fortaleza de las plantas es fundamental porque más del 30% de los cafetales costarricenses tiene en producción 30 años o más. Las plantaciones viejas reducen su rendimiento.

Los productores también estiman que la renovación de las plantaciones es fundamental. Pero este programa requiere de una inversión de unos ¢50.000 millones ($100 millones), según cálculos iniciales del Icafe. El sector gestiona financiamiento internacional para ese objetivo.



http://www.nacion.com/ln_ee/2008/abril/24/economia1510611.html