viernes, 4 de abril de 2008

Café de México

Murciélagos controlan plagas en cultivos de café orgánico mexicano

ANN ARBOR, Michigan—Si usted tiene la oportunidad de disfrutar de un café mexicano orgánico cultivado en la sombra, no se habría imaginado que los murciélagos hicieron posible su producción.

En las plantaciones de café orgánico mexicano, donde se prohíben plaguicidas, los murciélagos y aves trabajan día y noche para controlar las plagas de insectos que de lo contrario destruirían el cultivo.

Hasta ahora, las aves recibían casi la totalidad del crédito. Pero un nuevo estudio de investigadores de la Universidad de Michigan revela que durante la temporada de lluvias de verano, los murciélagos devoran más insectos, que las aves en la Finca Irlanda, una plantación de café orgánico de unos 740 acres en Chiapas, México.

Y, a menudo, lo hacen usando una técnica de caza de "observar y esperar", que resultó ser más común de lo que los investigadores creían. Un informe sobre el estudio aparece en la edición de mañana, viernes de la revista Science.

En un momento en que se están reduciendo las poblaciones de murciélagos en todo el mundo, este nuevo beneficio descubierto para los agricultores de café orgánico es otro ejemplo de la forma en que estos mamíferos con tan mala fama, proporcionan servicios ecológicos ignorados y que pasan inadvertidos. Además de ayudar a la agricultura, los murciélagos polinizan plantas silvestres, frutas, dispersan semillas, y tragan mosquitos molestos por toneladas.

"Los murciélagos impactan sistemas ecológicos de todas las formas, y sólo quiero que reciban el crédito que merecen", dijo Kimberly Williams-Guillén, una medioambientalista tropical y becaria posdoctoral en la Escuela de Recursos Naturales y del Medio Ambiente de la Universidad de Michigan.

El papel del murciélago en el control de los insectos que se alimentan de café ha sido ignorado por dos razones, dice Williams-Guillén: La primera es un error en el diseño de los experimentos anteriores para medir el impacto de varios animales en las plantaciones de café en los que quedaba excluido el murciélago.

En experimentos anteriores, que reciben el nombre de exclusiones—se cubría con redes sujetas con marcos de madera o plástico sobre áreas en plantaciones de café durante veinticuatro horas al día. Después de varios días, los científicos contaban los insectos en las plantas protegidas y el recuento en comparación con los totales sin protección cerca de las plantas. En general, las plantas protegidas tenían más plagas, y las aves en general, recibían el crédito.

Pero debido a que las redes se mantenían en el lugar de día y noche, los murciélagos también se excluyeron y su impacto pasó inadvertido, explica, Williams-Guillén.

Para determinar las contribuciones relativas de aves y murciélagos en la plantación de la Finca Irlanda, Williams-Guillén y sus colegas de la UM establecieron cuatro tipos de exclusiones: las aves-excluidas sólo durante el día, los murciélagos-excluidos sólo por la noche, ambos excluidos de día y de noche, y un área de control de las plantas sin redes.

Descubrieron que durante la estación de lluvias de verano, las exclusiones de sólo murciélagos aumentaron en un 84 por ciento la densidad de los insectos, arañas, ácaros excediendo el impacto de las aves.

Además de Williams-Guillén, otros autores del estudio incluyen a Ivette Perfecto de la Escuela de Recursos Naturales y Medio Ambiente y John Vandermeer del Departamento de Ecología y Biología Evolutiva, ambos de la UM.

La segunda razón por las que las contribuciones del murciélago a las plantaciones de café para el control de las plagas han sido ignoradas tiene que ver con técnicas de caza.

Los murciélagos son conocidos por una estrategia de búsqueda de alimento que utilizan en su sistema de navegación, mientras vuelan por cielo nocturno acercándose a su presa con ecolocalización y tragan innumerables insectos. Un murciélago puede comer la mitad de su peso corporal en una sola noche a través de esta técnica.

Pero muchos de los murciélagos en la plantación de Chiapas—donde hasta ahora se han registrado alrededor de 45 especies—se basan en gran medida en una técnica denominado limpieza de hojas. Pacientemente esperan encima de los arbustos de café, en posición invertida afirmándose con sus pies durante horas. Sus orejas puntiagudas y grandes prestan gran atención a los sonidos de insectos al mascar, al movimiento de las hojas o chirridos.

Luego de una sola vez agarran el insecto en la hoja o el tallo.

"La gente creía que todos los murciélagos vuelan a una altura mediana agarrando mosquitos y polillas", dice Williams-Guillén.

"Pero resulta que los modos de alimentación en murciélagos son mucho más variados que la gente había pensado", explica. Se alimentan de más de 200 especies de insectos que de otro modo pueden causar daños a las plantas de café.

La financiación de la UM México estudio fue proporcionada por la Fundación Nacional de Ciencias Ciencia y la Bat Conservation International.



http://www.ns.umich.edu/Es/_story.php?id=6456