jueves, 15 de mayo de 2008

Café de Colombia

En una década esperan obtener variedad de café que sea resistente a la broca

El insecto, único del planeta que se alimenta y se reproduce en los granos del café, llegó a Colombia hace 20 años.

Desde antes, los cultivadores, a través del Centro Nacional de Investigaciones del Café (Cenicafé), se habían preparado para su arribo.

Originario de África, este bicho, que no es más grande que la
cabeza de un alfiler, se convirtió en una plaga que los cafeteros colombianos no han podido erradicar, como sí lo hicieron con la roya, hace 30 años con la obtención en Cenicafé de la variedad Castillo.

Si no se le controla, la broca puede arruinar una cosecha completa. El insecto echa a perder el fruto porque para alimentarse y reproducirse perfora (de ahí su nombre) el grano y penetra en sus almendras.

Normalmente la broca daña una de las dos almendras del fruto del café, pero puede atacar el par. El porcentaje de infestación del insecto permitido en las cooperativas de caficultores para que el precio de venta no se vea disminuido es del 5 por ciento. Niveles superiores generan millonarias pérdidas a los caficultores.

Calcular los estragos que la broca ha causado en las dos décadas que lleva en el país es prácticamente imposible.

"Estamos haciendo unas cuentas, pero establecer los costos que ha generado el control de la plaga -debido entre otras a la mano de obra que se necesita-, es muy complicado", dijo Arturo Menéndez, jefe de prensa de la Federación de Cafeteros.

Solamente contener la broca les cuesta a los cafeteros cerca de 240.000 millones de pesos cada año.



http://www.eltiempo.com/nacion/cafe/2008-05-15/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR-4166029.html