martes, 20 de mayo de 2008

Café de Colombia

El sector cafetero pide que la indicación geográfica beneficie al productor

El sector cafetero reclama que los beneficios procedentes del establecimiento de indicaciones geográficas protegidas no se queden solo en el nivel de los comercializadores y que reviertan también en los productores

Esta fue una de la principales conclusiones de un seminario sobre indicaciones geográficas que organizó hoy en Londres la Organización Internacional del Café (OIC).


'Es importante que los agricultores se apropien de lo que ellos han construido. Se puede beneficiar a todos los actores de la cadena', afirmó el gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, Gabriel Silva.

Por ello, Silva abogó por una alianza entre los productores y la industria y alertó del riesgo de que un eslabón de la cadena acumule el valor.

Esta opinión fue compartida por Daniele Giovanucci, consultor de la Guía de Indicaciones Geográficas del Centro de Comercio Internacional UNCTAD/OMC.

'El éxito se debe compartir entre todos, productores, distribuidores y comercializadores. Debe ser un desarrollo compartido', señaló.

Asimismo, el portavoz de la Oficina de Propiedad Intelectual de Etiopía señaló que hay que ayudar a los agricultores a recuperar 'lo que les corresponde', ya que muchas veces no saben ni qué se hace con el café que producen ni a qué precio se vende.

El director ejecutivo de la OIC, Néstor Osorio, destacó la importancia de las indicaciones geográficas en el sector del café, que está experimentado, a su juicio, el mismo proceso que vivieron anteriormente productos como el vino, con la apuesta por la calidad y la diferenciación.

Giovanucci señaló que, en la actualidad, en todo el mundo hay unas 10.000 denominaciones de origen -la mitad de ellas en la Unión Europea-, de las que sólo alrededor de medio centenar corresponden a café.

Por ello, aseguró que la industria cafetera tiene todavía mucho margen de mejora, aunque reiteró la necesidad de que participe todo el sector.

Según se repitió en varias de las ponencias, el establecimiento de una indicación geográfica no es un proceso sencillo y debe estar respaldado por un producto de calidad que ya sea popular entre los consumidores.

Así, Silva indicó que antes de comenzar un proceso de este tipo hay que hacer un análisis cuidadoso de sus costes y beneficios.

Sin embargo, Paola Rizo, asesora de la Organización Mundial de Propiedad Intelectual, aseguró que estos costes, entre los que destacó los derivados de los procesos administrativos para garantizar el origen del producto, se traduce posteriormente en un valor añadido para el café.

Los ponentes destacaron la importancia que tienen en la actualidad las indicaciones geográficas, que, según Giovanucci, 'son casi una marca'.

Silva afirmó que lo más importante es conseguir que el consumidor perciba el valor diferente que se le ofrece.

El representante colombiano explicó durante el seminario la experiencia de su país con la indicación Café de Colombia, que cuenta con cincuenta años de historia.

Así, aseguró que Colombia decidió crear la denominación para escapar de lo que calificó 'la trampa de las commodities' (materias primas), que consiste, explicó, en competir en costes y con unos precios a la baja.



http://actualidad.terra.es/nacional/articulo/sector_cafetero_indicacion_geografica_beneficie_2488065.htm