jueves, 17 de julio de 2008

Café de Colombia

Las verdes y las maduras del café, vistas por Silva Lujan

El Gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Gabriel Silva Luján, respondió en un cuestionario, elaborado por LA PATRIA, las principales inquietudes que se tejen hoy en torno al panorama del sector cafetero. Buenos precios en el exterior y golpes por el efecto del invierno para la cosecha de este año, son algunos de los aspectos que mencionó el dirigente.

- Frente a la actual coyuntura, ¿cuál es la situación del sector cafetero?

La situación hoy es paradójica. Desde el punto de vista internacional, el mundo del café se encuentra en un momento envidiable. Tenemos precios de US$1,50 la libra, primas para los cafés especiales de hasta US$50 centavos por libra y un incremento permanente de la demanda por nuestro café. Sin embargo, desde la perspectiva interna, el sector enfrenta grandes dificultades como consecuencia del aumento de costos y de la profunda apreciación del peso.

- ¿En cuánto se estiman las pérdidas?

Sólo por revaluación los cafeteros han dejado de recibir cerca de $2 billones en los últimos cinco años. En los últimos doce meses las pérdidas superan los $200 mil millones. La situación es preocupante, porque el precio interno del café lo determina el precio internacional – que está en un nivel aceptable – pero tenemos una tasa de cambio que no permite reflejar estos niveles en el ingreso del caficultor.

- ¿Ya se definió qué se hará con los 50 mil millones de pesos que el Gobierno anunció para los cafeteros, dentro de las ayudas al sector exportador debido a la devaluación del dólar?

Se entregarán como un subsidio directo por hectárea en producción, con el fin de beneficiarlos a todos. Es importante la disposición del Gobierno para ayudar a los cafeteros a superar esta coyuntura. Este año se desembolsaron $40 mil millones adicionales como apoyo gubernamental destinados a incentivos en fertilizantes.

Celebramos también que el Banco de la República haya reconocido la importancia de la actividad productiva nacional, y en particular de los sectores exportadores, adaptando su política monetaria y cambiaria, para reflejar la necesidad de mantener unos niveles de tasa de cambio competitivos en el campo internacional.

- ¿Además de esta ayuda, considera que se requieren otras para mejorar la situación de los caficultores?

Definitivamente. En el seno del Comité Directivo hemos dicho que para superar esta coyuntura requerimos mínimo $270 mil millones, incluyendo la financiación de coberturas cambiarias para la cosecha de 2009. Si bien la situación del déficit fiscal no es la más holgada posible, creemos que se pueden obtener recursos a través de la disminución o eliminación de las exenciones tributarias. Es hora de repensar los subsidios a sectores que, por su situación actual y los precios internacionales, ya no los necesitan.

Vemos con preocupación que en la distribución de los apoyos para promover la inversión y combatir la revaluación, los cafeteros somos la “cenicienta del paseo”.

- ¿Cómo están los costos de producción en este momento?

Se encuentran en $470 mil por carga, que nos ubican en una situación de extrema fragilidad dados los precios que se observan en el mercado interno. Reconocemos la voluntad del Gobierno para ayudar a sectores golpeados por la revaluación, pero las cifras indican que no estamos en una crisis de precio internacional, sino de rentabilidad.

La combinación de la revaluación, el incremento acelerado de los costos de los fertilizantes (más del 70% en el último año) y el aumento del costo de mano de obra, jalonado por incrementos del salario mínimo por encima de la inflación, impactaron el sector. A nivel internacional, además de la revaluación del peso, el sector se ve afectado por el clima, caracterizado por el fuerte invierno.

- Con este panorama ¿en cuánto estiman que disminuirá la producción de café del país?

La máxima disminución que estima Cenicafé, por efectos del clima, es del 8%. Pero no se puede desconocer el incremento en costos por la destrucción de infraestructura y el impacto que produce el invierno en la calidad.

- ¿Cómo será el impacto en Caldas?

Aunque Caldas es una de las regiones más afectadas por el invierno, la situación es similar en todo el país

- ¿Este año se ve definitivamente como el más crudo para el sector, o uno de los más crudos?

Sin duda si se mira desde la óptica de la rentabilidad del negocio cafetero, si no mejoran las cosas, estaríamos en un año de crisis como la que se vivió a comienzos de la década. Veníamos hace cinco años de tener precios externos que rodean los US$50 centavos por libra, hoy estamos con precios que alcanzan los US$150 centavos por libra, aparentemente estamos bien. Pero realmente, la apreciación de la tasa de cambio y el aumento de los costos de producción deterioraron los ingresos.

- ¿Las dificultades económicas están poniendo en riesgo la continuidad de la caficultura, en especial de la empresarial y mediana caficultura? ¿A cuál sector están impactando más los problemas?

La caficultura es una amplia red social. Los cafeteros más grandes demandan la mano de obra de los pequeños. Una coyuntura negativa se trasmite a todo el sector. No nos olvidemos que desde el Libro Verde y en el Acuerdo con el Gobierno se habló de un programa de reconversión cafetera, que hoy se ha vuelto inaplazable.

La situación actual es difícil, pero no podemos ignorar los éxitos y avances. Las estrategias encaminadas a la generación de diferenciación y valor agregado, como cafés especiales y la denominación de origen, así como los esfuerzos internos a través de programas como el de renovación y seguridad alimentaria, entre otros, mejoran las condiciones de vida del caficultor y la competitividad. Gracias a estos esfuerzos, podemos afirmar al país que la caficultura colombiana se encuentra de cara a un futuro prometedor.

- ¿Cómo ve el futuro de la economía colombiana?

De no cambiarse el escenario cambiario y fiscal, este país se convertiría en una economía que vive de la renta de los sectores extractivos, en detrimento del futuro de aquellas actividades que crean trabajo y desarrollo empresarial. La economía política debe cambiar de una donde la inversión proviene de las multinacionales y el capital extranjero, que sin duda es muy bienvenida, a otra donde se privilegie el consumo, el trabajo y la inversión social. De lo contrario, tendremos prosperidad sin bienestar.

Cifras del café *

* Entre enero y mayo de 2008 la producción acumulada de café fue un 12,6% mayor que la del mismo periodo del año anterior.

* Las exportaciones en los primeros cinco meses subieron en un 13,3% respecto del periodo enero a mayo de 2007.

* En los últimos 12 meses (junio de 2007 a mayo de 2008) las exportaciones de café fueron de 11,8 millones de sacos de 60 kilos, un 6,9% más que la de los 12 meses inmediatamente anteriores.


*Fuente Federación Nacional de Cafeteros.


http://www.lapatria.com/Noticias/ver_noticia.aspx?CODNOT=43234&CODSEC=7