domingo, 6 de julio de 2008

Salvadoreño 2do lugar en SCAE-World Cup Taster

Olfato cafetero nacional recibió premio mundial

En el certamen identificó cafés provenientes de Brasil y Colombia

Dos minutos y 45 segundos fueron determinantes para que el salvadoreño Jorge Escobar lograra el segundo lugar en el concurso de catación SCAE-World Cup Taster, realizado el pasado 22 de junio en Dinamarca.

La experiencia para Escobar, catador del Consejo Salvadoreño del Café, fue gratificante ya que puso a prueba su olfato y paladar cafetero ante 30 profesionales originarios de Europa, Asia, Norte y Sur América.

"Es algo relevante porque iba seguro de lo que tenía que hacer. Esto del café me apasiona y es motivante porque era primera vez que un catador de un país productor iba al concurso y destacaba al mismo tiempo", indicó.

El experto relata que la diferencia con su contrincante danés fue mínima en tiempo, pero aún así alcanzó el segundo puesto. "Desafortunadamente fallé al final porque me puse nervioso, me desconcentré, me dio gripe y el clima estuvo inestable", dijo.

De acuerdo con las reglas del concurso, cada participante tenía que pasar por tres rondas en las que debían acertar con las ocho muestras de café. Escobar acertó todas las pruebas, pero en definitiva, el tiempo contó.

Pero más allá del premio, Escobar aprecia la experiencia y la valoración del grano en el mercado internacional. "Lo que ellos miran es que nuestro café es muy versátil. Nosotros no podemos competir en cantidad sino en la calidad del mismo", aseguró el experto en catación.

con aroma de café La jornada normal de trabajo de Escobar está guiada por los sentidos del olfato y del gusto. Su mesa siempre está llena de tazas con diversos tipos de cafés procedentes de fincas salvadoreñas, centroamericanas y de otras partes del mundo.

Al tener todas las pruebas al frente, el olfato y el gusto de Escobar no vacilan en identificar la calidad y las características de la bebida que se distinguen por el aroma, el cuerpo, la acidez, la dulzura, el sabor y el balance.

"Los catadores verificamos la calidad del café que se exporta, hacemos el análisis físico y, además, decimos el grano que está defectuoso", apunta al explicar el papel del catador.

Entre los aromas que percibe del café nacional, Escobar indica que hay algunos que saben a cítricos, otros a chocolate y a jazmín.

Escobar indica que para realizar esta tarea no come alimentos condimentados, cuida de su salud y sobre todo está consciente que de él depende el café que nos representará en el mundo.


http://www.elsalvador.com/mwedh/nota/nota_completa.asp?idCat=6342&idArt=2568492