miércoles, 13 de agosto de 2008

Café de Honduras

Café en la ruta a la calidad

Las competencias de granos especiales realizadas en Honduras confirman que hay aromáticos con excelentes características de taza, mostrando al mundo nuestro potencial

Preferir una excelente taza de café es una exigencia cada vez más generalizada en el mercado del aromático.

De ahí que los países productores cada vez más estén utilizando mejores técnicas de producción a fin de competir en mejores condiciones.

Honduras, a través del Instituto Hondureño del Café, Ihcafé, hace varios años inició un trabajo de formación y asesoramiento a los caficultores para cultivar un grano de mejor calidad.

Este esfuerzo condujo a que el 15 por ciento de la cosecha 2006-2007 fuese vendido por arriba de los 180 dólares el quintal a compañías de cafés especiales como Nippon Coffee, Solberg Hansen, Maruyama Coffee, Toa Coffee, Stumptown Coffee Roasters, Mercanta y Atlas Coffee Importers. En el país, el Ihcafé ha identificado cinco regiones productoras. Cada una de ellas ofrece un aromático diferente. La regionalización es una nueva estrategia para comercializar el café que permite definir bien las características de calidad propias y exclusivas de cada zona, afirmadas por las condiciones de microclima, suelo, vegetación y altura. Esto ofrece a los consumidores un grano libre de mezcla con otras regiones.

Para jefe de laboratorio del Ihcafé, Rony Gámez, las competencias de cafés especiales realizadas en Honduras confirman que hay aromáticos con excelentes características de taza, lo cual ha permitido dar a conocer al mundo que hay potencial para producir café de calidad, levantando a la vez la imagen de país. "Estos esfuerzos se deben acompañar con trabajo permanente y consistente en todos los sectores, que no sólo se diga al mundo que se tienen las condiciones para producir un buen café, sino que cada lote que salga del país sea un genuino representante", señaló. La calidad del café que produce el país es el resultado de la combinación de su naturaleza, trabajo y el cuidado durante todo el proceso, desde la siembra, manejo de la tierra y cosecha, hasta la preparación final para su exportación, explica Gámez.

Actualmente se reportan esfuerzos aislados de productores y tostadores locales que están colocando en el mercado nacional cafés especiales a fin de que la población deguste una buena taza de esta bebida.

Esto se conjuga con el hecho de que están realizando cadenas de cafés locales como Cafetéo, que compraron un lote al ganador de la Taza de la Excelencia de 2007, Espresso Americano, Coffee Cup, Cinnabon y Café Manía. "Además del impulso, se debe inculcar al consumidor hondureño la cultura de tomar buen café", expresa el productor y exportador Raúl Hawit.

"El café significa gente, tradición, armonía y conservación del ambiente, es una forma de vida para más de 100,000 familias productoras, conformado por un 90 por ciento de pequeños productores", señaló. Sumado a lo anterior, Honduras es también el único país de Centroamérica que cuenta con una denominación de origen: Café Marcala, superando a Café Antigua de Guatemala y Irazú de Costa Rica, permitiéndole ser muy aceptado en el mercado internacional. Esto fue posible gracias al largo recorrido que iniciaron productores, intermediarios y exportadores y que derivó al final un aromático con tradición y calidad. Pero una excelente taza de café no termina con la eficiencia productiva, sino que, según la barista Ana Lucía Lardizábal, también tiene que ver la preparación, "porque si cae en las manos equivocadas todo el esfuerzo y trabajo realizados por los caficultores se pierde".

El Ihcafé realizó este año el primer concurso de barismo a fin de incentivar a quienes se dedican a este arte a prepararse cada día mejor. La primera ganadora fue Ana Lucía Lardizábal, quien representó al país en Dinamarca en la competencia mundial de barismo, siendo la latinoamericana con mayor puntaje.

Jorge Interiano, economista

"El efecto inmediato cuando se mejoran los estándares de alta calidad, en este caso del café, es que se logran mejores precios en los mercados nacional e internacional. Esto produce mayor ganancia para el exportador, que debería reflejarse para el productor y finalmente para el trabajador agrario. También repercute positivamente en la generación de divisas, lo cual es beneficioso para el país e incide en la estabilidad cambiaria de la moneda nacional.

Todo el esfuerzo que están realizando en la caficultura hondureña está bien, pero sería bueno que nuestros productores, exportadores y organizaciones involucradas crearan una marca internacional al café que los identifique en cualquier región del planeta, como lo tiene Colombia y Brasil. Esto permitirá identificar al café hondureño como un sello de calidad, como lo han hecho algunos países, permitiendo a la vez que las exportaciones del grano no se vayan en bruto solamente bajo la procedencia de Honduras", expresó.

Regiones y café

  • Copán: ésta región produce cafés con sabores achocolatados, cuerpo redondo y balanceado, lo cual brinda un excelente sabor.
  • Opalaca: aquí se extraen cafés con fragancias dulces, a vainilla, alcanzan a desarrollar sabores a frutas tropicales como mora y uvas.
  • Montecillos: los ofrece, arómaticos, uniformes en sabor, su acidez es viva, brillante, con exquisitos sabores a naranja y melocotón.



http://www.laprensahn.com/Ediciones/2008/08/13/Noticias/Cafe-en-la-ruta-a-la-calidad