miércoles, 13 de agosto de 2008

Café de México

Combaten broca del café en el Estado

Podría afectar más de un 50 por ciento la producción

Martínez de la Torre, Veracruz.- Para los caficultores del Estado de Veracruz la broca del café es la plaga más perjudicial, ya que coloniza los frutos durante su maduración y destruye una gran parte de la cosecha en un tiempo corto, incluso hay estudios que demuestran que tiene la capacidad de reducir la cosecha en más de un 50 por ciento, por lo que el Consejo Estatal de Sanidad Vegetal implementa acciones tendientes a disminuir los efectos negativos que esta plaga genera entre los productores de la Entidad.

La dependencia informó que el control de esta plaga se realiza mediante un programa de manejo integrado de la broca que comprende varias tácticas y opciones de control, tomando en consideración que la broca es considerada la principal plaga del cultivo de café en el país.

Ante ello, se considera que es una plaga muy compleja debido a que puede causar diversos daños, como la caída de frutos pequeños, disminución de volúmenes de producción, pérdidas en peso, afectación al rendimiento y pérdidas en calidad, lo cual evidentemente afecta el precio del café.

Los daños impactan directamente al caficultor al reducir significativamente sus ingresos, ya que el perjuicio causado por la broca del café exige medidas de control eficientes de manera oportuna, antes que el insecto cause pérdidas económicas.

El Comité Estatal de Sanidad Vegetal (Cesvver) dio a conocer que la principal acción a ejecutar en todo el Estado de Veracruz es la concientización de los productores sobre la importancia que tiene la broca del café y cómo esta plaga afecta la producción del aromático, teniendo consecuencias severas tanto en el rendimiento como en el aspecto económico del productor.

El coordinador de la campaña contra la broca del café del Cesvver José Filiberto Maza Luciano dijo que esta plaga, sin tener control alguno, llega a ocasionar pérdidas en la producción hasta en un 80 por ciento, por lo que resaltó la importancia de que los productores activos e inactivos realicen un trabajo conjunto para abatirla.

Las acciones intensivas constan de cuatro fases: la primera es el control cultural y se refiere a la recolección del grano en suelo y planta, ya que éstos sirven de alimento y hospedero para la plaga, mientras que el segundo paso consiste en la colocación de las trampas para el control etológico; el tercero es el control biológico y, finalmente, el cuarto es llevar a cabo la cosecha.



http://www.oem.com.mx/diariodexalapa/notas/n811847.htm