lunes, 18 de agosto de 2008

Café de México

Máquinas de café, un negocio en plena expansión

El costo del café en este tipo de venta, incluyendo la paletina, el vaso y el azúcar, es menor a un peso, y se expende entre 5 y siete pesos. Es una buena opción de inversión

Fue en 1998 cuando llegó a México la primera máquina Vending de café proveniente de Italia, hoy se calcula que operan casi 10 mil en todo el país y representa una buena oportunidad de negocio y autoempleo.

En entrevista, José Luis Del Villar, director de Grupo Diasa Internacional, comenta que fue él quien introdujo al país el artefacto y se le reconoce por traer la primera máquina Vending conocida en México, de botanas y refrescos.

“En 1989 traje las de botanas y refrescos. Las primeras de café se las vendí a Nestlé en 1994 y adquirió cinco. Ya después de forma masiva desde 1998”, comenta.

El costo del café en este tipo de venta, incluyendo la paletina, el vaso y el azúcar, es menor a un peso, y se expende entre 5 y siete pesos. Es una buena opción de inversión.

El competidor más fuerte es Nescafé que tiene sus propias máquinas, colocadas en las tiendas de conveniencia o empresas, por lo que han desarrollado un producto que se acerca a los gustos del paladar mexicano.

“El mercado es bien grande, con 50 millones de mexicanos con poder adquisitivo”, dijo el empresario.

En Japón, por cada 400 ciudadanos hay una máquina; en EU una por cada 500; en México una por cada 10 mil. Eso da un panorama de que todavía puede crecer”, señaló.

Según Del Villar 70 por ciento de las bebidas que se expenden en una máquina son especialidades, como capuchinos de sabores, pero el otro 30 por ciento se divide en 25 de cafés americanos y 5 por ciento de exprés.

Del Villar comenta que a pesar de no sacarle provecho a la producción nacional del grano, en 10 años se ha duplicado su consumo, al pasar de 700 gramos a kilo y medio per cápita al año.

“La máquina de café es hecha en Italia. Muelen el café de maravilla y dan la bebida preparada entre 45 segundos y un minuto. El margen del café es brutal. Se puede tener una máquina Vending en una oficina de gobierno y si no te va bien pues te llevas tu máquina y te vas a otro lado. No hay renta fija, ni luz, ni permisos. Es un activo que se mueve”, agregó.

No obstante, la difícil situación económica en el país afecta a este mercado, pues gente con posibilidades de adquirir una máquina, pospondrá la inversión para cuidar su dinero.



http://www.milenio.com/mexico/milenio/nota.asp?id=652174