miércoles, 24 de septiembre de 2008

Café de Colombia

Tolima: ¿potencia cafetera?

La población mundial cada vez más se familiariza con productos asociados a regiones, es una tendencia que si bien tiene sus orígenes en épocas remotas, hoy en día cobra una mayor importancia con los medios de comunicación. Es así como cuando se habla de vinos, existen no solo ciertos países que despuntan, sino al interior de los mismos, regiones que tienen un posicionamiento global. Lo mismo sucede con infinidad de productos que han permitido sacar del anonimato a territorios que nadie conocía.

Colombia es popular a nivel mundial por su café, es el producto que ha permitido posicionar al país en todos los continentes. En los diferentes eventos, así como en cotidianidad de las grandes ciudades un café colombiano es sinónimo de calidad. Por eso, un concurso para elegir el mejor café de un país que a su vez está catalogado como el que produce el mejor café del mundo debe ser un termómetro significativo en la materia. Sería inconcebible desconocer la importancia que tiene para una región obtener un reconocimiento en un certamen de este tipo. Lo anterior para justificar con letras mayúsculas que el hecho de que el café tolimense hubiera ocupado 6 de los primeros 10 puestos en el concurso "taza de la excelencia" incluidos 2°, 3°, 4° y 5° puestos no puede ser una coincidencia, ni puede asemejarse a un logro más; por el contrario, ésta es una gran oportunidad que se está presentando para potencializar la producción del café en el Departamento y montar toda una estrategia que permita mejorar las condiciones actuales de los caficultores. Queda más que demostrado, que se cuenta con un suelo que presenta unas condiciones excepcionales para la producción de café, en el mismo sentido, queda sobre la mesa que la participación entre el sector público y el privado arroja buenos resultados, pero ahora, la tarea es sacarle el mayor provecho a esta situación.

Cuando uno analiza las diferentes campañas publicitarias, se da cuenta del esfuerzo que se hace para convencer al consumidor que va a adquirir el mejor producto del mercado, así eso no sea cierto, entonces los publicistas se inventan desde encuestas en las calles haciendo probar nuevos productos a los encuestados, hasta mover un platón para hacerlo parecer una lavadora. Al final, el consumidor termina confundido por no saber realmente quien le está diciendo la verdad. En este caso, se tiene un producto como el café, que no requiere ser posicionado, porque ya lo está, como si eso fuera poco, existe un señor dándole la vuelta al mundo junto a una mula (que no es lo mismo que sobre una mula) promocionando el café colombiano, y lo que es aun más difícil de conseguir en cualquier campaña publicitaria, los mejores catadores del mundo dicen que en el Tolima se están produciendo el 2°, 3°, 4° y 5° mejor café de Colombia, si eso no es suficiente, entonces sigamos produciendo desempleo, que ahí sí ocupamos el primer lugar.

Nota: Esta no es una invitación a crear organismos burocráticos que ya fueron descartados por ineficientes en el pasado. Las condiciones del mercado, antes y ahora, requieren soluciones diferentes.



http://www.elnuevodia.com.co/dia/index.php?option=com_content&task=view&id=11974&Itemid=42