jueves, 11 de septiembre de 2008

Café de Cuba

Cuba intenta salvar cosecha de café tras paso del huracán Ike

LA HABANA (Reuters) - Cuba comenzó a movilizar el jueves a estudiantes y trabajadores a las montañas de la zona oriental de la isla para limpiar carreteras y plantaciones de café, un cultivo fuertemente golpeado esta semana por el devastador huracán Ike, dijo la prensa oficial.

Ike impactó el domingo en el oriente de Cuba como un potente huracán de categoría 3 con fuertes lluvias y vientos que causaron daños en las provincias de Guantánamo, Granma y Santiago de Cuba, donde se ubica el 85 por ciento de las plantaciones de café.

"Brigadas de trabajadores agropecuarios y forestales (...) laboran en la limpieza de los accesos a las áreas productivas y en la eliminación de árboles que cayeron sobre el cafeto," o planta de café, dijo Granma, el diario del gobernante Partido Comunista.

Las lluvias torrenciales durante los cuatro días siguientes dañaron los cafetales y provocaron serias inundaciones que cortaron carreteras y caminos en las montañas.

Medios de prensa locales informaron que al menos una décima parte de la cosecha está en el suelo y que una cantidad similar necesita ser recogida inmediatamente.

Las lluvias provocaron severos destrozos en los campamentos de los miles de estudiantes que recogen el café y también en el resto de la infraestructura.

Cuba produjo un mínimo histórico de 4.200 toneladas del grano semiprocesado en la cosecha de café del 2007 y dijo que la producción aumentaría un 30 por ciento este año.

La temporada alta de recolección de café se extiende desde septiembre hasta diciembre.

"El café no espera. Cuando se alcanza la madurez tiene que ser recogido grano a grano," dijo el agricultor Marcelino Herrera por teléfono desde las montañas de Santiago de Cuba.

"Con tanta lluvia en el momento que se iniciaba la cosecha te puedes imaginar las cantidades de café que hay maduro. Si no se recoge se va a perder mucho," añadió.

Alrededor del 10 por ciento del café en Cuba proviene de las montañas del centro de la isla, también afectadas por Ike.

No se han precisado los daños globales a la cosecha cafetalera en esa zona, que produce un café de calidad, principalmente para su venta a Japón.

Los 35.000 caficultores cubanos deben vender toda su cosecha al Gobierno a precios por debajo de las tarifas en el mercado negro.

A cambio, el Estado les ofrece créditos con bajas tasas de interés y suministros subvencionados.

Según analistas locales, ese sistema redujo la producción y llevó al desvío de entre un 10 y 20 por ciento de la cosecha.

Cuba importa café de baja calidad, principalmente de Vietnam, para cubrir la demanda interna.

(Editado por Patricia Vélez).



http://lta.reuters.com/article/businessNews/idLTAN1130101620080911?sp=true