sábado, 13 de septiembre de 2008

Café de El Salvador

Cafetaleros sin fondos para abono a FICAFE

El sector cafetalero asegura que el BMI no ha dado lineamientos a los bancos para que descuenten el 30% de la cuota por la venta de bonos ambientales

El sector cafetalero se muestra preocupado porque hasta la fecha el Banco Multisectorial de Inversiones (BMI) no les ha dado información sobre el avance en la venta de bonos ambientales para aliviar la deuda del Fideicomiso para la Conservación del Parque Cafetero (FICAFE).

“El BMI no nos dice nada, los bancos están cobrando el 100% de la cuota y eso se vence el 23 de septiembre”, señala Ernesto Lima, presidente de la Unión de Cooperativas de Cafetaleros de El Salvador (UCAFES).

La venta de bonos por servicios ambientales les permite a los cafetaleros descontarse hasta el 30% de la cuota anual que deben pagar al FICAFÉ. Este descuento ronda los $8 millones de los $18 millones que tienen como cuota establecida para aliviar en 20 años, prorrogables, los $200 millones que el sector cafetalero adeuda.

Según Lima, en tres ocasiones han pedido audiencia con el BMI a fin de tener información, ya que los cafetaleros que confiaban en el alivio que les traería la venta de bonos ambientales están inciertos sobre las proyecciones que deben de hacer: “La gente no sabe cuánto tiene que pagar y no se tiene nada por escrito”.

Mario Acosta Oertel, presidente de la Fundación Salvadoreña para Investigaciones del Café (PROCAFE), sostiene que a los bancos “en privado el BMI les ha dicho que no les van a dar los fondos este año”, e hizo un llamado a que el compromiso se debe de cumplir: “Cada año el BMI alega ignorancia, pero ese es un compromiso que el presidente (Saca) hizo”.

Antonio Salaverría, comisionado presidencial para el café, dijo no tener más información de cómo camina la venta de bonos ambientales, pero dijo con certeza que al sector cafetalero se le cumplirá: “Lo que sí sé es que el compromiso que se adquirió para el 23 de septiembre va a ser honrado”.

Dudas sobre mecanismo

Otra de las preocupaciones del sector cafetalero es que si los bancos les cobran la cuota del 100% y posteriormente el BMI abona el 30% de la deuda, el dinero probablemente no sería devuelto, sino que iría a parar a una cuota posterior, y ese desbalance presupuestario podría afectar las cosechas futuras de café.

“Con los altos costos de los insumos y con poco dinero para echar a andar las cosechas, la producción puede caer a futuro porque no tendríamos suficiente liquidez”, advirtió Julio Martínez, miembro de la cooperativa San José de La Majada.

Fuentes del BMI señalaron que no podían dar declaraciones al respecto porque aún están en “el proceso”, sin detallar si esto se debe a un proceso de venta, compra o de pago de los bonos ambientales.



http://www.laprensagrafica.com/economia/1139044.asp