lunes, 20 de octubre de 2008

Café de Venezuela

Protesta en Rubio ante confiscación de café verde

La decisión de la Superintendencia Nacional de Silos, Almacenes y Depósitos Agrícolas, Sada, de intentar confiscar unas 160 toneladas de café verde a la planta Liofilizadora de Café Los Andes Cafea, de Rubio, por presunto acaparamiento y contrabando; desató una ola de protestas en la Ciudad Pontálida por parte de los trabajadores de dicha empresa que desencadenaron en el cierre de una vía hacia Bramón y la quema de cauchos para rechazar la decisión de ese organismo- y a criterio de los mismos protestantes- de apropiarse de esa materia prima y dejar prácticamente en la quiebra a la empresa de la cual dependen de manera directa unas 80 familias y unos ciento cincuenta proveedores de la municipalidad.

Desde tempranas horas del jueves en la arteria que comunica desde el casco central de Rubio hacia Bolivia y Bramón, medio centenar de empleados de la Liofilizadora Cafea, se apostaron en la vía con cauchos encendidos e impedir el tráfico vehicular, lo que originó que al lugar se hicieran presentes algunos efectivos de la Reserva del Ejército, entre ellos un sargento de apellido Pernalete, quien intentó agredir a los protestantes por sus acciones, situación que no pasó a mayores por la actitud pacífica que sus organizadores le dieron, ya que su objetivo era de dar a conocer a la colectividad lo que ellos califican como un atropello por parte del Sada.

Alberto Caicedo, trabajador de Cafea, manifestó que el pasado lunes llegó a la empresa un fax donde el Sada de manera inconsulta y casi dictatorial, ordenaba la confiscación de la materia prima que poseen en depósito y entregarla a torrefactoras y a empresas de Trujillo, Mérida y Caracas, quienes se encargarían de procesar el grano y venderlo fuera del mismo estado Táchira.

--El Sada --explicó Caicedo- envía esa comunicación y ya al otro día teníamos a las puertas de la empresa un camión que se llevaría unas 60 toneladas de café verde; eso no lo permitimos nosotros, pues con mucho esfuerzo nosotros venimos adquiriendo esta materia prima de proveedores de aquí mismo del municipio Junín, procesamos el grano y es enviado hacia Europa en gránulos donde se somete a otro proceso para ser vendido en esos mercados, aquí en nuestro territorio este tipo de café bajo esta modalidad no es consumido por su alto precio. Desde el Sada, argumentan que la materia prima es de dudosa procedencia, o sea, de contrabando, eso es totalmente falso y ellos--los del Sada- no se han tomado la molestia de venir a conocer "in situ" qué pasa de verdad en esta planta y cómo se consigue esa materia prima, con medidas represivas pretenden apoderarse de nuestro patrimonio a como de lugar, incluso hasta con la fuerza, pues ya nos han amenazado hasta con las autoridades policiales y esas imposiciones no las aceptamos.

Aclararon así mismo Roger Torres y José Caracas - igualmente empleados de la Liofilizadora- que la empresa Cafea es un consorcio alemán cuyos accionistas de manera conjunta con personal de Rubio rescataron esas instalaciones que llevaban 25 años abandonadas y que ni siquiera pudo rescatar el mismo Gobierno Nacional.

--El Sada--prosiguieron los protestantes -pretende quitarnos esta materia prima que sólo nos dura unos 20 a 24 días de labores, bajo la aplicación de un decreto con Rango Valor y Fuerza contra el acaparamiento que es el artículo 37, y si se analiza bien, éste no es aplicable en este caso, pues tenemos una materia prima que debe ser procesada y está en su estado natural, en ningún momento este café es llevado de contrabando y mucho menos es acaparado, si el Gobierno nacional no quiere que éste sea exportado, pues que nos de una licencia de exportación y traemos esa materia prima de Centroamérica, específicamente Costa Rica, de donde ya en algunas ocasiones se han hecho este tipo de exportaciones y con ello sustituimos el grano nacional, si eso es lo que quiere el Gobierno, pero no que nos dejen en la calle sin elementos con los cuales poder llevar el sustento a nuestros hogares, pues con la confiscación de lo que tenemos almacenado, tocaría cerrar la planta y de paso acabar con la única empresa del municipio que da trabajo de manera masiva a la población.

Otra decisión por parte del Sada que rechazan los trabajadores de la Liofilizadora, es que el organismo pretende cancelar la carga del grano a precios establecidos en la Gaceta Oficial del año 2005, cuando dicho tabulador se encuentra desactualizado y en la actualidad los precios rondan los mil bolívares fuertes por carga.

--Con este pago acomodado, ellos dejarían quebrada a la empresa y productores; eso es algo que rechazamos de manera contundente y es por ello que en pocos días vamos a realizar una asamblea con las fuerzas vivas del municipio, como universitarios, transportistas y comunidades en general, quienes ya nos han dado su apoyo y hasta se piensa realizar un paro cívico para rechazar estas acciones que desde todo punto de vista son arbitrarias y violan el derecho a la libre empresa y trabajo--recalcaron los protestantes.

Tras varias horas de ondear pancartas donde exigían el respeto al trabajo, así como la reconsideración de confiscación de la materia prima con la cual labora la Liofilizadora, los empleados retornaron de manera pacífica a esas instalaciones y se declararon en alerta ante cualquier eventualidad que atentase contra su trabajo.



http://www.entornointeligente.com/resumen/resumen.php?id=748393