jueves, 27 de noviembre de 2008

Café de México

Denuncian productores a La Selva Café por presunto fraude

Demandan 904 campesinos que se realice una exhaustiva auditoría al que fungió como administrador, José Juárez Varela; acusan que no han recibido dinero en 20 años

“Queremos decir al mundo que La Selva Café es un engaño vil”, que se ha hecho creer que las ganancias que se generadas por su manejo han sido destinadas a los productores, pero en 20 años, “no han recibido un solo centavo de utilidad”.

Paola Velasco Arruti, gerente de Unión de Sociedades de la Selva (UDSS), dijo que 904 productores de café orgánico de 40 comunidades, se movilizaron con la única intensión de “recuperar sus activos”.

Hace 20 años los productores conformaron la Unión de Ejidos de la Selva y al paso de los años, colocaron café a Europa, Estados Unidos y Canadá y varias cafeterías en el valle de México, San Cristóbal de las Casas, Guadalajara, Atlanta y Barcelona.

Sin embargo, al paso del tiempo se dieron cuenta que “no son dueños de nada”, ni de las cafeterías, ni de los terrenos, ni de la maquinaria para procesar el aromático.

Por lo mismo, los 904 productores demandaron que se realice una exhaustiva auditoria al que fungió como administrador, José Juárez Varela, porque podría haber un fraude millonario.

Así, Velasco Arruti demandó a las instancias de gobierno federal y estatal para que abra los archivos para conocer cuánto dinero ha entregado en los últimos años a los que fungieron como directivos, pero que fueron desconocidos hace 12 meses.

- ¿Por qué dejaron tanto tiempo pasar?, se le preguntó a Velasco Arruti.

- Eso se llama abuso de confianza.

Dijo que Juárez Varela y Arturo Jiménez manejaron mal la organización al grado que lo hicieron sólo para ellos.

Por lo mismo, la organización cayó en quiebra y existe una deuda de 15 millones de pesos en instituciones crediticias.

Fue hace un año que los productores descubrieron las presuntas anomalías y a partir de ahí confirman la UDSS, aunque el grupo que encabezaban Juárez Varela y Arturo Jiménez, se proclamaron como miembros de la Unión de Ejidos de la Selva (UES).

La gerente de la UDSS explicó que durante varios años, los productores percibieron precios bajísimos, todo porque Juárez Varela argumentaba que no había precios adecuados y se vendía “muy barato”, en el extranjero.

Incluso los productores debieron esperar hasta ocho meses para poder cobrar las ganancias por la venta del aromático y en ocasiones les prometían buenos precios y luego los bajaban.

“La Selva Café es una mentira y su manejo ha sido un engaño para el público y para el gobierno”, estableció Velasco Arruti.

Si no hay una respuesta favorable para los 903 productores, entonces “vamos a pedir a la gente que no consuma más en La Selva Café, porque se está enriqueciendo a dos personas nada más”.

Ayer martes, las partes iniciaron un proceso de diálogo con la mediación del gobierno del estado.


http://www.eluniversal.com.mx/notas/558737.html