viernes, 21 de noviembre de 2008

Café de Nicaragua

Arranca zafra cafetalera en Nueva Segovia

Caficultores padecen la falta de buenos caminos y precios altos en insumos de producción.

Policia y Ejercito presentan Plan de Seguridad para evitar mayor daño a los productores.

La Policía Nacional y el Ejército de Nicaragua presentaron este jueves a los caficultores neosegovianos el Plan de Seguridad Cafetalera del ciclo 2008-2009, que ya arrancó en algunos municipios con la fase denominada como “graniteo”.

El comisionado mayor Héctor Zelaya informó a los productores que su institución dispondrá de 184 policías, más el apoyo de 170 soldados del Ejército que estarán enfocados en la seguridad en 11 municipios productores del grano de exportación.

Zelaya exhortó a los caficultores que desde ahora mismo deben solicitar custodia policial para el traslado de valores a sus fincas, una de las prioridades en el Plan de Seguridad, además de la prevención del hurto y la comercialización ilegal del producto, sea en uva, pergamino o en oro.

No darán lugar al hurto
Añadió que los retenes policiales revisarán la legalidad de la carga de los vehículos, y en el caso del café deberán portar una guía de traslado y el carné autorizado por la Comisión Nacional del Café, Conacafé.

En tanto, el teniente coronel Horacio Ortez, jefe del Ejército en la zona, informó que los 170 soldados que aporta la institución castrense estarán activos en Murra, Jícaro, Jalapa, San Fernando y Dipilto, municipios de mayor producción cafetalera y fronterizos con Honduras.

“Aparte de que van a andar patrullas, habrá vigilancia a pie. Vamos a visitar las fincas para que los productores nos apoyen con la información y ellos puedan establecer áreas de operación en las fincas para evitar el robo, el secuestro o los asaltos con intimidación”, explicó.

Zelaya dijo que como institución policial no cuentan con presupuesto específico para ejecutar los planes de seguridad, “por lo que vamos a pedirle a los caficultores y a las comercializadoras un apoyo para combustibles”.

Venderán barato lo cosechado con altos costos
La cosecha en bruto de grano de exportación en este departamento para el presente ciclo se estima en 90 y 100 mil quintales. Caficultores presentes en la reunión con las instituciones armadas comentaron que en algunas zonas la cosecha será menor, y en otras mayor que el año pasado.

Para Eddy Gutiérrez Zavala, miembro de Conacafé por el departamento, el sector cafetalero está otra vez inmerso en una crisis por los bajos precios del grano en el mercado internacional. “La cosecha que vamos a vender de este ciclo fue producida con altos costos, porque el aumento del precio del petróleo fue el año pasado, y también marcó una tendencia alcista en todos los demás productos, materias primas e insumos que nosotros necesitamos para producir, mismos que no han bajado en igual proporción”, analizó.

Gutiérrez Zavala, economista de profesión y directivo de una fuerte central de cooperativas, dijo que con la realidad tecnológica del país el costo de producir un quintal de café oscila entre los 110 y 112 dólares, “y si lo vamos a comercializar a 107 y 112, allí ya hay una pérdida”.

Dijo que tampoco el sector cafetalero del país debe ser ingenuo a la crisis hipotecaria que padecen los bancos estadounidenses, “que es una megacrisis que tambalea al modelo económico global; se agregan los efectos del calentamiento global, que ya los estamos viendo en Jalapa con la falta de lluvia, lo que afecta los cultivos”.

Mano de obra disputada
Otro de los escollos que enfrentarán los caficultores es la mala infraestructura de caminos que se vinculan con las zonas más cosechadoras del grano en varios municipios, problemática que según Gutiérrez Zavala, está en manos de la Asamblea Nacional, que tiene pendiente aprobar una reforma presupuestaria para que el Ministerio del Transporte e Infraestructura, MTI, disponga de los recursos para la reparación de la red vial.

Además de una mano de obra que también está siendo cotizada por productores de Honduras, Costa Rica y El Salvador, donde ofrecen mejores salarios y condiciones laborales. Se conoció que el Ministerio del Trabajo todavía no tiene una normativa salarial específica para el presente ciclo productivo. Por la libre oferta y la demanda, en la fase inicial de la zafra algunos productores dipilteños pagan a 25 córdobas la lata.



http://www.elnuevodiario.com.ni/departamentales/32991