miércoles, 12 de noviembre de 2008

Café de Venezuela

Venezuela perdió su inventario de café


Noticiero Agropecuario.- Contrario a lo que ha informado el gobierno del presidente Chávez, Venezuela se ha quedado sin inventario de café, ya que los ministerios de Agricultura y Tierras, Alimentación, y de Industrias Ligeras y Comercio, obligaron a la industria a consumir sus reservas estratégicas de todo un año.

Mientras el presidente Hugo Chávez planea una Cumbre paralela al G-20 y con anterioridad, la CITGO Petroleum Corporation anunciaba en Estados Unidos que se distribuiría a través de la compañía Golden Valley Farms Commodity Group de Pensilvania un volumen preliminar de 7,45 toneladas de café en las dos mil tiendas ubicadas en ese país, en Venezuela no hay café para moler ni tampoco en los silos del Estado, como reserva estratégica.

Como prueba adicional tenemos que el Estado, para desviar la atención de los consumidores y no ejercer presión ante las elecciones regionales, le ha entregado a la industria la materia prima para que pueda moler café en los dos últimos meses pasados.

Así, el gobierno, a través de sus diversas instituciones de comercialización ha comprado en el mercado nacional volúmenes suficientes de grano para abastecer la demanda. De hecho, la materia prima la ha adquirido a 470 Bolívares fuertes el quintal y la ha vendido a la agroindustria en 288 Bolívares Fuertes, tan solo por resguardar el silencio de un precio real.

Se confirmó que lo poco que se ha molido en el último mes ha sido de tan baja calidad que al productor de café, incluso, le han comprado, lo que llaman el “Punto y Cola”; nada más alejado que el café lavado bueno, con calidad de exportación.

Entre agroindustriales y caficultores se comenta que la crisis de inventario es tan fuerte, que en estos momentos Venezuela está consumiendo el volumen de producción del primer mes de la cosecha 2008-2009.

El gobierno de Venezuela argumenta que ha favorecido al sector cooperativista del café a través de programas sociales enfocados en la educación y el entrenamiento socioproductivo. Sin embargo, no hay producción ni para la estatal Café “Venezuela”, ni para CITGO en Estados Unidos, y menos para el tradicional consumidor venezolano que tendrá que comprar el producto después de las elecciones regionales, entre 18 y 20 bolívares el kilo. Un juego del gobierno y de la revolución.




http://noticieroagropecuario.com/hora.ASP?ID=4889