martes, 2 de diciembre de 2008

Café de Costa Rica

Máquinas sustituirán a recolectores de café

Implementación de sistema se haría en el 15% de los territorios en donde se siembra el grano

La era de los procesos automatizados estaría pronta a llegar al sector cafetalero del país. La recolección convencional podría pasar a la historia para darle paso a una era industrializada.


Debido a la falta de personal que está viviendo esta actividad, se pretende implementar máquinas que sustituyan el trabajo humano.

Esta medida se toma en razón de que existe un faltante de por lo menos 200 mil personas que trabajen en las cosechas de este grano.

Ante esta situación se estudia cómo utilizar sistemas semi-manuales que permitan reducir la mano de obra que existe.

Con ello se busca también disminuir los altos costos que le genera al sector el pago de las planillas, ya que está desembolsando entre ¢700 y ¢800 por fanega recolectada, cuando la ley dice que son ¢568.

“Con la preocupación que tenemos por la falta de personal se ha visitado otros países como Brasil para traer al país unas derribadoras, que son una especie de moto-araña con dedos vibradores, los cuales uno los pasa por la mata y el café cae sobre un plástico”, aseguró Ronald Peters, director del Instituto del Café de Costa Rica (ICAFE).

Dicho sistema hace el trabajo de dos personas y se pretende implementar en por lo menos un 15% de los territorios en donde se cultiva el grano.

Sin embargo, este proceso se emplea generalmente en territorios planos y dada la geografía de Costa Rica su implementación tendría primero que ser analizada.

“Pretendemos usarla en algunas zonas. Principalmente en lugares en que el terreno no esté tan quebrado y que tengan distancias entre las siembras. Si logramos implementarlo en un 15% o 20% del área sembrada sería de una gran ayuda”, añadió Peters.

Además de estos sistemas de recolección se intenta poner en práctica módulos de beneficiado brasileños que pueden separar el café maduro del verde y extraerle hojas y objetos extraños con un consumo mínimo de agua, lo cual permitiría aumentar la recolección.

La implementación de estos módulos de selección del grano surge como una necesidad, ya que las derribadoras recolectan todo lo que caiga y no solo los granos maduros.

Entre los productores de café estos métodos de automatización sonvistos con buenos ojos; no obstante, dudan de las condiciones geográficas que tiene el país, pues estas dificultarían su utilización.

“Sería magnífico que se pudiera utilizar máquinas que reduzcan la dependencia de mano de obra, pero con las características de los terrenos en Costa Rica sería muy complicado”, afirmó Guillermo Ruiz, gerente general del Beneficio Pueblo Nuevo.




http://www.larepublica.net/app/cms/www/index.php?pk_articulo=19068