jueves, 8 de enero de 2009

Entrevista al Director de la Escuela de Café de El Salvador

Un mejor café, clave para aumentar el consumo

Para el ingeniero agroindustrial y Director de la Escuela de Café de El Salvador, el gran pecado de los países productores es que no preparan buen café. Colombia, con potencial para aumentar consumo interno

El potencial de Colombia para producir cafés con calidad, no solo es inmejorable, sino que es un ejemplo que se tiene que seguir a nivel mundial. Sin embargo el problema de esta nación al igual que el de otros productores mundiales tiene que ver con la regular preparación del grano, por lo que este tiene que ser un reto para aumentar el consumo mundial.

El planteamiento fue hecho por Rodrigo Giammattei, salvadoreño y Juez Líder del tercer concurso de baristas que se realiza en la sexta feria de Cafés Especiales, que se inició ayer.

En su concepto ya no se puede depender de que a un país le vaya bien o mal y de que lleguen las sequías o las heladas, para que se aumente la demanda de café en el mundo. De lo que se trata ahora es de incentivar ese mercado con un mejor producto y con un mayor valor agregado.

En diálogo con LA PATRIA, Giammattei analizó la actual situación mundial.

Un mejor consumo

-¿Es la primera vez que usted viene a Colombia, cómo percibe esta cultura cafetera?

La primera impresión es que este es un lugar soñado, ustedes son privilegiados en cuanto al café y a la organización que tienen. El hecho de tener una buena calidad, buenas cafeterías y concursos como estos, de baristas o expertos en preparar café, les permitirán dar otro paso adelante. El mundo está esperando eso, que Colombia, Salvador y Brasil, entre otros, mejoren sus métodos de preparación y nosotros se lo estamos dando con este tipo de competencias.

-Muchos cuestionan eso, que a pesar de la buena producción, se falla en una mejor preparación, ¿puede ser esa una de las claves para aumentar el consumo interno?

Eso lo estamos haciendo en Salvador. Hay que cambiar la percepción de las personas, que tomen café por gusto, porque es rico y porque los incentiva. Por eso hay que prepararlo mejor. Los países productores deberíamos estar consumiendo una gran parte del café que producimos para que el mercado internacional se estabilice y haya más demanda mundial. Eso además aumentará el precio y se tendrá más empleo. Por eso creo que tenemos el remedio en las manos para la caficultura.

-¿Qué ha faltado?

El Salvador es un pueblo con un clima muy caliente. En ese sentido hemos planteado que las personas consuman café en bebidas heladas. Aquí, en Manizales, me estoy muriendo de frío, entonces podrían incentivar el consumo de capuchinos y bebidas a base de café caliente, que estimulen el consumo de las personas que vienen. Pero reitero, se trata de mostrar una buena preparación y mostrar que hay mucho más detrás de un café, que un tinto negro.

Mercado mundial

-Este año se mantiene la incertidumbre de lo que pueda pasar a nivel mundial, en especial por la caída de los commodity o productos con menor valor agregado, ¿cómo lo ve usted?

Es algo complejo porque son puras expectativas. Unos esperan que la cosecha de Brasil sea menor para que suba el precio, que en Vitenam se reduzca la producción o que haya unas heladas. Pero no hay que apostarles a esas expectativas, la tarea es aumentar el consumo, para que los mercados se estabilicen y haya un precio menos volátil. Creo que como países productores tenemos que apostarle a esta tarea, para que haya más oportunidades para todos. Sé que Colombia está en la tarea de aumentar el consumo y ojalá lo logre en poco tiempo.

-Pero la recesión es inminente en algunos países como Estados Unidos, ¿no cree que ese hecho tumbe las perspectivas de un mayor consumo y caiga la demanda de los commodity?

Ahí entramos en una discusión que me gusta. Pero mire el 30% del café que se vende de Colombia es especial, entonces es café que sale del mercado de los commodity. Esa es la meta, cambiar ese paradigma de los commodity y comenzar a producir productos con mayor valor agregado. Eso significa mejores cafés y mejores procesos de producción. Puede que no sea el ciento por ciento del café que se produce, pero sí por lo menos un 50%. El Salvador estamos por los lados del 40%. A esa diferenciación es la que hay que apostarle, al mundo de la especialización.

-¿Cómo ven la situación de consumo este año?

Con mucho positivismo, porque el consumo está creciendo en el mundo. Es bien cierto que la gente no tiene dinero, pero los mall y las tiendas están llenas. Por lo menos eso sucede en mi país. Eso se volvió parte de un producto necesario en la canasta familiar. Como no tienen dinero para comprar ropa u otras cosas, van y se sientan y toman una buena taza de café.


-¿Qué mensaje les envía a los productores tanto de Colombia, como del resto del mundo?

Que están en un negocio bueno, es el segundo commodity del mundo. Entonces solo se trata de mejorar la taza, de vender más internamente y de pensar que hay muchas oportunidades en medio de esta crisis. De la crisis salen oportunidades y de esta crisis tenemos que aprender un poco más.

La cifra

1%, el crecimiento de las exportaciones de café en Colombia entre enero y noviembre de 2008. Pasaron de 9 millones 963 mil sacos a 10 millones 57 mil sacos.

El dato

Rodrigo Giammattei es ingeniero agroindustrial, director de la Escuela de Café del Salvador y juez certificado de la competencia mundial de baristas en 2009.


Producción

2,3 millones de quintales, cerca de 2 millones de sacos, la producción anual de café de Salvador estimada para el período 2009-2010. En Colombia la producción se calcula en unos 11,8 millones de sacos.



http://www.lapatria.com/Noticias/ver_noticia.aspx?CODNOT=56377&CODSEC=7