sábado, 14 de marzo de 2009

Café de Colombia

Café, un mundo por descubrir

Cuando uno se toma una taza de café nunca se pone a pensar en todo el proceso que éste requiere para llegar allí. Desde la simple mata sembrada en el rincón más recóndito de Colombia hasta una máquina producida en el exterior que permite sacar el mejor Express del mundo.

Pues bien, todo esto y mucho más lo podrán palpar y degustar hasta este domingo, todos los pereiranos y risaraldenses que se den la oportunidad de visitar el primer Salón Internacional del Café que se cumple en Expofuturo, evento organizado por la Cámara de Comercio de Pereira, Confex y Federación Nacional de Cafeteros entre las 10:00 de la mañana y las 7:00 de la noche.

Allí podrán ver desde un café traído de la Sierra Nevada de Santa Marta, una gran máquina seleccionadora de café por gravedad del Japón, hasta conocer en persona a Juan Valdez, el Profesor Yarumo o a un grupo de jóvenes baristas –expertos preparadores de café-, y una amplia gama de productos artesanales y alimenticios que tienen como base e inspiración el suave colombiano.

En un área de 970 metros cuadrados usted podrá revivir toda la cultura cafetera esa industria que desde hace más de 100 años se ha convertido en el soporte de la economía no sólo local sino nacional.

Calidad da plata

En el 2006, Edith Enciso Yasso, una cafetera de la vereda Gaitania, corregimiento de Gaitania, en el municipio de Planadas, Tolima, se alzó con el primer lugar de la cuarta versión Taza Excelencia. Con su café La Isla –nombre de su finca-, se abrió paso a vender un suave diferenciado, de excelente calidad y hoy de amplio reconocimiento, a tal punto que ha alcanzando a venderlo entre 1,7 millones y hasta 3 millones de pesos una carga de 125 kilos, aun cuando los precios estaban bajos.

Ese reconocimiento, afirma, le abrió la puerta y hasta los ojos para darse cuenta de que un trabajo con dedicación y mucho amor le permite vivir y hacerlo bien, allí en el campo. Ella junto a su esposo quien está en la séptima versión de la competencia –premiada anoche-, toman parte de la primera versión del Salón Internacional del Café.

Aunque su finca como la de su esposo son pequeñas, de 3 y 4 hectáreas respectivamente, han logrado salir adelante, es más, con el sobreprecio renovaron todo su café, mejoraron el área de beneficiadero y ahora esperan un nuevo empujón para mejorar su casa.

Actualmente ellos, generan 7 empleos directos, pero en cosecha suben a 20 y 25 jornaleros, todos entrenados por ellos mismos para coger la cereza en su punto y con ello garantizar una magnífica taza. Con seguridad Edith afirma que todo el café es bueno y el truco está en el manejo que se le dé desde la recolección hasta el secado.

Ahora, luego de toda una vida de vender café pergamino, ella comenzó a vender su café procesado bajo la marca La Isla, que aunque no ha traspasado las fronteras del Tolima asegura que será un negocio para el futuro de sus tres hijos.

Juan Valdez, en madera

Wilson Castrillón García de Altagracia desde hace 15 o 16 años trabaja la talla en madera, forma parte del grupo de artesanos de la cultura cafetera que toman parte en la feria. Con destreza y luego de un trabajo de seis meses recreó a Juan Valdez, elaborado en urapán, eucalipto y nogal, materia prima que emplea para elaborar su trabajo. Su valor no supera los 10 millones, muy a pesar del tiempo y la dedicación que le toma, pues afirma que es poco valorada su tarea.
De todas maneras, él durante todos estos años ha vivido de hacer caballos, carriel, ponchos, sombreros y zurriagos que adornan fincas, restaurantes y hoteles de la región y a las manos de cientos de turistas que visitan la zona.

La especialización del Huila

Huila es quizás una de las regiones de Colombia que cuentan con el mayor grupo de organizaciones de café especializado, en total 180 grupos.

Representantes de Codefihuilas, afirmaron que hoy San Isidro, Procafé Samarios y San Roque, por su sabor, aroma y calidad reciben un sobreprecio por libra entre 25 y 30 centavos.

Representantes de Codefihuila, afirman que hoy de los 1.900 sacos de café excelso que se exporta de la región, un 70% son de alta calidad o diferenciado cateterizados como Rain Forest, practis Utz Kape, entre otros. Eso les ha permitido obtener desde la creación del Concurso Taza Excelencia, los primeros lugares.

Magos de la preparación

No todo es el verde, al lado de la gran industria del café soluble y en todas las presentaciones, están los baristas, expertos en la preparación de la bebida en todas sus presentaciones.
Uno de ellos es Fabián Marín, ganador nacional y quien siendo la primera vez que iba a un concurso internacional representó a Colombia en 2006 ocupando el lugar 35 de 45 participantes.

Para él, la posición alcanzada no es relevante sino la importancia de conocer más el oficio que inició en las Tiendas Juan Valdez y que ahora desempeña al lado de Amor Perfecto, empresa que tiene sedes en Armenia, Bogotá y Medellín. Explica que lo más importante del barista es conocer toda la magia del café, del sabor y la presentación, para de esa forma conquistar a sus clientes.

“Saber que va a encontrar en cada taza, qué nivel de tostión se requiere y qué fragancia tiene el café o cómo mezclarlo”, explicó mientras preparaba un Express. Él que lleva más de 4 años en el oficio, junto a otros de la misma empresa estarán hoy y mañana haciendo su show.

LOS MEJORES

Uriel Antonio Chiquito, un cafetero de Quinchía, quien quedó en el puesto 22 del concurso la Taza de Excelencia le dio el grato orgullo a Risaralda de quedar por primera vez entre los finalistas del certamen.

Evento que tuvo como la mejor taza a Alejandro Flores, un caficultor del municipio de Mesetas, Meta, promovido por la organización Alliance for Coffee Excellence y que se entregó anoche en Expofuturo.

Con una calificación de 91,63 puntos sobre 100 y 48 años en el oficio afirma que la dedicación el compromiso y ante todo el apoyo institucional le permitieron alcanzar este premio.

Más criollo

Así como los grandes equipos también se pueden encontrar equipos prácticos y a precios más cómodos que puede adquirir cualquier familia de la zona urbana o rural, se trata de la tostadora manual de café, un invento completamente criollo creado por la firma de Medellín, J.M. Estrada.

Un tradicional caldero con una adecuación similar a la de una máquina de crispetas, permite tostar una libra de café en tan sólo 10 minutos. Jorge Iván Hincapié, integrante de la firma, explicó que desde hace dos años diseñaron el equipo y su resultado ha sido excelente, pues de manera artesanal, cualquier cafetero puede en la finca tomar el café que él mismo procesa.

Cazadores del grano

Los compradores nacionales e internacionales de café no se dejaron esperar y para la muestra José Y. Kawashima, un japonés experto cazador del mundo, quien ha recorrido desde Madagascar, pasando por Indonesia, Jamaica, Guatelama, Salvador y Hawai, entre otros países tras la mejor bebida del mundo.

A través de Mi Cafeto Corp, vende la bebida de todos los rincones del planeta en el país nipón, en donde lo esencial es el aroma. Hoy en el Primer Salón Internacional del Café, espera encontrar un suave colombiano que deleite a la gente de su país.

Grandes equipos Las grandes maquinarias y equipos del café, no han quedado por fuera del primer Salón Internacional del Café. Secadores, beneficiaderos, máquinas para la preparación del café están presentes.

Una de las sensaciones es la máquina separadora de café por gravedad traída directo de Japón por Satelco, importador de equipos para la industria agropecuaria desde hace 25 años, pero que hace cuatro años trabaja en la industria cafetera. Con capacidad para separar granos buenos y aquellos con desperfectos en una proporción de 40 sacos por hora, facilita la tarea de selección tecnificada.

El tamaño del equipo, especialmente pensado para las grandes trilladoras atrae la mirada de cafeteros pero también del público en general que puede apreciar su operación, acompañados de Carolina Miyata, una colombo-japonesa, que con indumentaria del país asiático, pero con un perfecto español, cuenta las bondades de su producto.



http://www.latarde.com/economica/93-notas-economica/7685-cafe-un-mundo-por-descubrir.html