miércoles, 4 de marzo de 2009

Café de México

México con planes para elevar la producción de café

TAPACHULA, México (Reuters) - México planea sembrar millones de nuevos cafetos en un intento por alcanzar a sus vecinos latinoamericanos tras perder posiciones en el ranking de los principales exportadores de café en el mundo.

En los próximos 5 años, el Gobierno dará subsidios a los productores que agreguen cafetos a sus sembradíos o que reemplacen árboles viejos de baja productividad.

El programa, promovido por la recientemente reconstituída organización nacional del café, espera llegar a una tercera parte de todos los caficultores de México, cuyos sembradíos cubren unas 200,000 hectáreas.

En el sur de México, región donde se cultiva la mayoría del grano del país, las colinas están cubiertas por granjas cafetaleras, algunas con más de un siglo de existencia, que producen pocas bayas anualmente.

La zona ha sido golpeada por desastres naturales, el más reciente fue el devastador huracán Stan en el 2005 que deslavó colinas enteras y el suelo rico en nutrientes.

"Las tierras están muy cansadas. Huracanes, vientos, nos hemos enfrentado a la derrota natural (...), todos tenemos menos cosecha, menos mantenimiento, menos inversión", dijo Ingrid Hoffman, una caficultora de Tapachula, en el sureño estado de Chiapas.

México cosechó 4.2 millones de sacos de 60 kilos de café en el ciclo 2007/08, y espera una producción de entre 4.5 y 4.8 millones de sacos en el 2008/09, estimado muy inferior a los casi 6 millones de sacos producidos antes de la crisis cafetalera.

En el 2000, México era el sexto mayor exportador de café en el mundo, pero en el 2004 cayó al decimosegundo lugar, y actualmente se ubica en el octavo, por detrás de países mucho más pequeños como Guatemala y Honduras, según estadísticas de la Organización Internacional del Café.

México produce en promedio seis sacos de 60 kilos por hectárea, mientras que otros países latinoamericanos producen más de lo doble, dijo Rodolfo Trampe, jefe de la Asociación Mexicana de la Cadena Productiva del Café (Amecafe).

"México tiene una densidad de plantación relativamente baja, se encuentran estados con unas 700, 800 plantas por hectárea (...), una concepción de una caficultura muy, muy tradicional, de los años 50 y 60", explicó.

AYUDA DEL TIPO DE CAMBIO

Los caficultores, muchos de ellos con familias que se han dedicado a producir el aromático por generaciones, también están batallando para recuperarse del colapso en los precios del café de finales de la década de 1990 e inicios de esta.

"(El declive) empezó a través de la crisis, ha habido un poco de recuperación, pero no en una manera para mantenernos económicamente", explicó Hoffman, descendiente de inmigrantes alemanes que compraron grandes terrenos para cultivar café en México y Guatemala.

El plan de renovación aspira a que todos los caficultores inscritos siembren al menos 1,600 cafetos nuevos por hectárea en los próximos 5 años.

Además, técnicos especializados ayudarán para certificar el nuevo café como de alta calidad, en un esfuerzo por impulsar la reputación de los granos mexicanos, que han perdido terreno ante las variedades gourmet de Centroamérica.

El plan de renovación viene en momentos que los caficultores, largamente golpeados por los altos costos de producción, se están beneficiando por el bajo costo de los fertilizantes y una depreciada moneda local, que hace más atractivas las exportaciones.

El peso mexicano ha perdido más de una tercera parte de su valor desde agosto, al tiempo que la crisis económica estadounidense golpea a los mercados emergentes.

"Vendemos por toda Europa y Estados Unidos, así que obviamente la tasa cambiaria ayudará", dijo Hoffman, cuyas plantaciones están produciendo un 75 por ciento menos café que hace 20 años.

"Creo que algún día podremos recuperarnos", agregó.



http://lta.reuters.com/article/businessNews/idLTASIE52300V20090304?sp=true