sábado, 28 de marzo de 2009

Café de México

Advierten importancia de potencializar la producción de café

Llaman a que se impulse este sector para transformar al país en una potencia agrícola mundial

Mencionan que el mercado cafetalero en México ocupa el cuarto lugar como generador de divisas

Tapachula, 28 de marzo .- La senadora María Elena Orantes López opinó que es importante implementar medidas que no sólo refuercen el cultivo del café, sino que lo impulsen para transformar al país en una potencia agrícola mundial.

En este sentido, advirtió que el sector cafetalero en México ocupa el cuarto lugar como generador de divisas, después del petróleo, las remesas y el turismo, al aportar ingresos anuales cercanos a los 500 millones de dólares.

Asimismo, mantiene niveles de exportación de 78.2 por ciento de la producción nacional hacia Estados Unidos y el resto a Alemania, Holanda, Francia, Suiza, Italia y Bélgica.

Por ello, sostuvo que basado en investigaciones de varias organizaciones productivas y de la Confederación Mexicana de Productores de Café, aún cuando esas cifras son considerables, están muy por debajo de lo que se venía captando en años recientes.

La legisladora federal señaló que precisamente se habían logrado ventas del café hasta por alrededor de 800 millones de dólares anuales.

La actual secretaria en las comisiones de Salud, Relaciones Exteriores, Equidad y Género, en el Senado de la República, explicó que el cultivo de café ocupa 640 mil hectáreas, de las cuales 70 por ciento es minifundio -con 1.5 hectáreas en promedio por productor-.

De esas áreas, detalló, se obtiene 45 por ciento de la producción total, mientras que un dos por ciento de las fincas, es decir, los grandes productores, tienen 10 por ciento de la superficie y aportan 27 por ciento de la producción total.

Destacó además que del total de la superficie cultivable, 98 por ciento corresponde a café cereza, mientras que el dos por ciento restante es robusta, variedad utilizada por la industria torrefactora para la elaboración de cafés solubles y descafeinados.

Sin embargo, reconoció que la productividad agrícola ha ido a la baja con hasta tres quintales por hectárea en zonas de alta marginación, originada por cafetales mal cuidados, plantaciones viejas y escasa fertilización. A pesar de ello, México a nivel mundial ocupa el quinto lugar como productor después de Brasil, Colombia, Indonesia y Vietnam, con un volumen que oscila entre los cuatro a cinco millones de sacos por año.

Y en cuanto a la producción del tipo orgánico, se mantiene en el primer lugar con más de 300 mil sacos, los cuales son exportados casi en su totalidad hacia Europa.

Comentó además que en México el café se cultiva en 12 estados: Chiapas, Veracruz, Puebla, Oaxaca, Guerrero, Hidalgo, San Luis Potosí, Nayarit, Colima, Jalisco, Querétaro, Tabasco. La época de recolección del café inicia en el mes de septiembre y concluye en el mes de marzo del siguiente año.

"Lo más importante que debe ser considerado en la programación de los presupuestos y en la toma de decisiones económicas emergentes es que el café ocupa el primer lugar como producto agrícola generador de divisas y empleos en el medio rural", agregó.

Y además, acotó, por las características del cultivo emplea para sus labores de limpia, cosecha y beneficiado del grano a tanto a mujeres, hombres y niños que conforman toda la familia.

Recalcó que las acciones que se hagan o se dejen de hacer por la cafeticultura en México repercuten principalmente en Chiapas, en virtud de que es el primer productor en el ámbito nacional y en donde se concentra el 26 por ciento de los campesinos dedicados a ese cultivo.

Destacó que la comunicación entre las comunidades y los centros urbanos es difícil, tanto por las características geográficas mismas, como por la falta de caminos y carreteras; la tasa de analfabetismo es muy alta y el grado de escolarización es muy bajo.

Asimismo, que en muchas ocasiones, los procedimientos usados para el cultivo son poco eficientes; los productores que no poseen tierra suficiente se ven obligados a vender su café a intermediarios (coyotes), quienes ofrecen precios muy bajos.

Por ello lamentó que a partir de los años 80, el apoyo gubernamental a los cafeticultores disminuyó considerablemente al grado de que fueron absorbidos por una crisis agrícola que se vio reflejada en la baja de la producción general.

Aunque aclaró que en los dos últimos años, el gobierno federal y el que encabeza Juan Sabines Guerrero, en Chiapas, han puesto en marcha un serie de acciones enfocadas al rescate de la cafeticultura.

"Si bien es cierto no han resuelto la problemática generada en tres décadas, están construyendo las bases para ambiciosos proyectos de corto y mediano plazo", sostuvo.



http://www.elfinanciero.com.mx/ElFinanciero/Portal/cfpages/contentmgr.cfm?docId=180562&docTipo=1&orderby=docid&sortby=ASC