lunes, 25 de mayo de 2009

Café de Nicaragua

Un buen momento, una buena taza de café

Las cafeterías en Nicaragua se han convertido en un plácido centro de reunión donde se va a estar con los amigos, a tener reuniones de negocios o de otro tipo, al prestar ambientes tranquilos acompañados de los mejores cafés que se puedan encontrar en los mercados selectos.

Pero no estamos hablando de cualquier cafetería, sino de aquellas que ofrecen productos certificados, gourmet u orgánicos; para clientes cada vez más exigentes y conocedores de la calidad de la suculenta bebida.

Aunado a la necesidad de un establecimiento propio para los diálogos ocasionales, el perfeccionamiento en la producción de café, garantizando un grano que cumpla con las normas de calidad internacionales para ser competitivo en los mercados externos, así como la inversión en este prometedor sector, ha facilitado la masificación de la actividad cafetalera de alto nivel, es decir aquella que se practica con técnicas enfocadas en el bienestar del producto y del medioambiente.

Una vez que los productores obtienen el grano de oro con todos los requerimientos que lo posicionan como un café de primera, de exportación o altamente competitivo por sus características, está listo para comercializarse.

Es justamente ante esta oportunidad de aprovechar el café nacional de exportación y la creciente demanda de la población de un producto muy bien posicionado entre la gran variedad de grano que se ofrece a nivel mundial, que las cafeterías encuentran un ambiente propicio para conseguir el éxito como pequeñas empresas con miras a un desarrollo a largo plazo.

Pero esta proliferación de cafeterías no es un fenómeno único de Nicaragua, ya que otro elemento que ha promovido estos negocios es la expansión de la gran cadena, con establecimientos bajo la marca Starbucks, muy conocida alrededor del mundo por el ser el sitio preferido por las celebridades y conocedores de las distintas variedades del grano, a la hora de tomar un buen café.

Starbucks nació en 1971 como una forma de extender la cultura cafetalera italiana en Estados Unidos.

En la actualidad esta cadena comprende más de siete mil establecimientos en diferentes países del globo. Se puede decir que tomar café gourmet se ha convertido en una moda para muchas personas.

Aunque esta marca aún no tiene presencia en nuestro país, el crecimiento de las cafeterías como negocios prometedores y de gran aceptación por los consumidores de café, ha influído en que muchas personas inviertan en este rubro, tomando a Starbucks como un modelo no únicamente en la calidad de los productos que ofrecen, sino en las condiciones de los locales, abriendo selectas cafeterías en distintos lugares de Nicaragua.

Un nuevo estilo

Pero ya sea por estilo de vida, lujo o simplemente para degustar una bebida de calidad, el consumo del café se ha generalizado en distintos estamentos socieales y nuestro país no está a un lado de esta tendencia.

El grano nicaragüense ha tenido tan excelente demanda en el mercado internacional, que marcas como Monimbó venden su producto a la misma Starbucks, dando fe de la calidad y de la buena recepción que ha tenido el café nacional en una de las más grandes cadenas de cafeterías del mundo. Otro factor a destacar son las constantes migraciones que promueven una diversificación en los segmentos de mercado, generando una amplia gama de gustos, intereses y necesidades.

La presencia de extranjeros en nuestro país provoca que los negocios varíen los productos que ofertan, en busca de cubrir las crecientes demandas cada vez más mixtas.

Atrás quedaron las pastelerías que brindan a su clientela gran variedad de postres y una taza de café como acompañante, para dar paso a sofisticadas cafeterías que ofrecen principalmente un sinnúmero de opciones de bebidas a base del preciado grano, con la posibilidad de degustarla con un trozo de pastel.

¿Pero en dónde puede buscar el consumidor ese lugar en que se le rinde culto al café gourmet en todos sus estilos, sabores y olores? En Nicaragua ya existen cafeterías que ofrecen productos selectos, además de prestar a sus clientes ambientes relajados, tranquilos y agradables.

La lista de estas cafeterías ha venido en aumento desde que el grano nicaragüense empezó a ser reconocido en la Taza de la Excelencia, un certamen internacional que destaca a los mejores cafés del mundo y que se realiza en Nicaragua desde hace siete años.

Pionera en cafeterías

Una de las pioneras en esta creciente lista es La Casa del Café, con una experiencia de 15 años en el mercado.

Aunque éste es un restaurante, tal como su nombre lo indica, se especializa en servir cafés gourmet y ha sido testigo de cómo ha venido creciendo todo el sector relacionado con el café y del interés que ha demostrado la población nicaragüense por consumir productos de alta calidad. Según la vicegerente del local, Egda Reyálvarez, con el transcurso del tiempo los clientes han ido modificando sus hábitos de consumo.

“A través de los años y gracias a las ferias que se han hecho, donde se promueve el café como un producto de gran valor, hemos logrado ampliar el mercado y lo más importante es que los consumidores han afinado su gusto, demandando buenas bebidas hechas con café de exportación”, expresó Reyálvarez.

En la Casa del Café, además de la gran variedad de cafés fríos y calientes, con sabores originales obtenidos ante la mezcla de granos, se ofrecen pasteles, así como desayunos y almuerzos.

Mercado del café en expansión

La excelente reacción de la población ha provocado la expansión de este negocio, que ya tiene presencia en Altamira, Metrocentro, Galerías Santo Domingo, Multicentro Las Américas y en el Aeropuerto Internacional de Managua.

Otro lugar donde se puede degustar una excelente taza de café y disfrutar un ambiente acogedor es en la cafetería Mamá Quilla, ubicada en el kilómetro 13 y medio de Carretera a Masaya.

Aunque es nueva en el mercado, Mamá Quilla es una opción para los amantes del buen café en un local con un ambiente relajado. En esta cafetería se ofrecen productos elaborados con café nacional de exportación.

“Trabajamos con café de la Hacienda Monimbó porque además de ser un grano exportable también promovemos los productos nicaragüenses. Además nuestro café es caturra, es decir cultivado a mil 200 metros sobre el nivel del mar, lo que le provee de grandes cualidades”, indicó Jennifer Chinchilla, Administradora de Mamá Quilla.

Además de la gran variedad de tipos de cafés, express, saborizados, con diferentes grados de concentración (suave, medio y fuerte), descafeinado u orgánico; en Mamá Quilla el cliente puede acceder a Internet de forma gratuita.

Sin duda alguna, otra buena opción es El Coche Café, que tras cuatro años en el mercado y contando con la mejor barista de Nicaragua, ofrece una gran mezcla de café, pero su propietaria Cela Rogers destaca que lo principal es el trato que se le da a los clientes.

“Para nosotros El Coche Café es más que una cafetería, es la oportunidad para que la población conozca más sobre un producto que a nivel internacional es muy cotizado y lo disfruten de forma tranquila”, señala Rogers.

La propietaria de El Coche Café dice que de una u otra forma, los nicaragüenses estamos empezando a deleitarnos más ante el agradable aroma de un café fresco.

Aunque si bien, los cafés que en estas cafeterías se sirven van desde los dos dólares hasta los seis, es necesario reconocer que la calidad del producto justifica los precios, por lo que los consumidores cada vez más acuden a estos lugares en busca del llamativo humito que desprenden los mejores cafés de Nicaragua.



http://www.elnuevodiario.com.ni/economia/48431