miércoles, 29 de julio de 2009

Barista

El barista es el valor más importante en una taza de café

Afortunadamente, cada vez, surgen más empresarios que apuestan por tener un personal eficaz y bien formado

Hoy en día, especialmente en esta coyuntura económica que estamos atravesando, desayunar en casa resulta mucho más barato que hacerlo fuera, pero, ¿por qué, aún así, preferimos pagar un dinero para tomar lo mismo que tomaríamos en nuestros hogares? Sin duda porque al hacerlo fuera nos aportan algo más; no vamos a la cafetería o al bar solamente por ahorrarnos el trabajo de hacer un café, sino porque nos encontramos en un ambiente que nos resulta agradable.

Ello lleva a pensar que uno de los objetivos a perseguir en todo establecimiento de hostelería que quiera escalar posiciones o que quiera destacar del resto es añadir un extra: hacerlo mejor que los demás. Y, para ello, hay que pensar que de poco sirve tener un producto o un servicio estupendo si el de otros es aún mejor. De este modo surge el concepto de diferenciación. El cliente ha de percibir los productos y el servicio de forma distinta y así estar obligado a escoger; y no sirve de nada la diferenciación si el cliente no tiene esta percepción, es decir, si no somos capaces de transmitirla adecuadamente para que sea captada por aquél.

Al final, el cliente capta que el ambiente es el que busca, que el servicio se adapta a sus expectativas y que no va a tener ninguna incidencia. Tiene garantía de calidad, y, en definitiva, que cada vez que visite el establecimiento saldrá satisfecho. Y parte de esa satisfacción la proporciona el profesional que presta el servicio, que da personalidad al local.

Formación y práctica

En la hostelería, hoy día, no es fácil contar con buenos profesionales con experiencia y con buena voluntad de servicio. La experiencia surge sola a través de la formación y la práctica; en cambio, la voluntad, si no existe, no existirá jamás. Afortunadamente, cada vez más surgen empresarios que apuestan por tener un personal eficaz y bien formado.

Para aquellos que no sepan qué significa el término barista, simplemente informar que el trabajo del barista es parecido al del familiarmente conocido barman pero, mientras éste trabaja con licores, el barista lo hace con café. Su misión es conseguir que la taza se convierta en una experiencia sabrosa y placentera para quien la saborea. Domina la máquina cafetera, el molino y tiene buena mano para aplicar con corrección la técnica del oficio. Estos profesionales también elaboran cappuccinos y combinados en donde la bebida base es el café espresso.

Aunque el término barista está introduciéndose cada vez más en nuestro vocabulario, en otros países del resto de Europa ya se conoce y valora desde hace décadas.



http://www.laverdad.es/murcia/20090729/comarcas/barista-valor-importante-taza-20090729.html