viernes, 17 de julio de 2009

Café de Costa Rica

Empresa estaría trayendo al país grano de El Salvador y Guatemala y lo vende como nacional


Cafetaleros reclaman presunto robo de marca costarricense

Alrededor de 5 mil quintales del producto se habrían reexportado en los últimos tres meses
La importación de café de Guatemala y El Salvador que se ha presentado en los últimos meses y su posterior venta como supuesto grano calidad costarricense, tienen molestos a los cafetaleros nacionales.

De abril a la fecha se han importado de estas dos naciones al menos 5 mil quintales, los cuales habrían sido tostados en el país y reexportados como si se tratara de grano 100% costarricense.
La molestia radica en que se trata de un producto de menor calidad al café nacional, lo cual estaría afectando la imagen en el mercado internacional.

“Estamos haciendo una alerta porque una empresa, que no está inscrita en el Instituto Costarricense del Café (Icafé) está haciendo estas importaciones y nos preocupa, pues esto es un desestímulo para el productor nacional. Nosotros tenemos diferenciales muy buenos para que se venda café que no es de Costa Rica, diciendo que es 100% costarricense solo porque lo tuestan en el país, explicó Ronald Peters, director del Icafé.

Sobre el tema el Instituto no puede presentar ninguna demanda por cuanto no sería una situación ilegal.

Pese a ello, la industria cafetalera nacional pretende implementar un sello de calidad en 30 días.
La idea es que los empaques del grano que es sembrado y producido en el país cuenten con la leyenda “100% café de Costa Rica” y así los consumidores no sufran engaños.

“Estuvimos en conversaciones con el Ministerio de Economía para que el origen sea donde se cultivó y cosechó, y no por ser tostado en el país”, añadió Peters.

En los últimos meses el sector cafetalero ha tenido que enfrentar una caída en las exportaciones, producto de la crisis financiera internacional. En el primer semestre del año se dejó de exportar un 14% en relación al mismo periodo de 2008.

Si bien la importación de este insumo no está afectando actualmente a las más de 200 mil personas que se dedican a esta actividad, el temor es que la situación empeore o caiga también la producción.

Sobre el tema se procuró la versión de la empresa aludida, pero no se localizó a ningún representante en el país.



http://www.larepublica.net/app/cms/www/index.php?pk_articulo=27044