jueves, 20 de agosto de 2009

Café de Cuba

Comenzó cosecha cafetalera 2009-2010 en Granma, Cuba


Con la recolección de los primeros granos comenzó la cosecha cafetalera 2009-2010 en la provincia cubana de Granma.


Las áreas serranas de La Miel, El Podrío, San Lorenzo, El Cristo y Providencia, pertenecientes a la empresa de ese sector en el municipio de Bartolomé Masó reportaron el acopio de cerezas con la aspiración de cerrar agosto con más de dos mil latas.


La provincia a pesar de los esfuerzos de caficultores en las atenciones agrotécnicas; reparación y mantenimiento de la industria y campamentos; alistamiento y capacitación de recogedores y beneficiadores experimentará un descenso en los volúmenes, según estimados preliminares.


Especialistas, productores y dirigentes del ramo atribuyeron a la prolongada sequía el factor directo en la disminución productiva en comparación con la etapa anterior.


Recoger todo el café y hacer un uso eficiente de los recursos disponibles son los retos en medio de la compleja situación financiera por la que atraviesa el país consecuencia del impacto de la crisis económica mundial.


La zafra requerirá de la participación de la familia y comunidad de la Sierra Maestra y de movilizaciones hechas con racionalidad y la precisión que demande cada etapa pico de maduración.


Al mismo tiempo las empresas y bases productivas están en la obligación de asegurar la atención a trabajadores y estudiantes: alimentación, avituallamiento y envases como garantía para el máximo aprovechamiento de la jornada y productividad.


Asimismo deberá hacerse gradual y efectiva las transformaciones en plantaciones cafetaleras con el apoyo estatal y la aplicación de la ciencia y la técnica que estimulan la pronta reanimación de un cultivo, cuya infusión es tan añorada en cada amanecer.


El arraigado hábito de su consumo hacen del café uno de los alimentos más demandados.


Para los cubanos esa costumbre deviene en una necesaria recuperación de la producción, renglón fundamental en el desarrollo del país y en específico de la montaña.


Un programa emprendido como parte del reenfoque estratégico para el Plan Turquino proyecta hasta el 2015 el crecimiento a partir de redimensionar áreas y concentrar plantaciones en zonas con condiciones favorables para alcanzar elevados rendimientos agrícolas