viernes, 11 de septiembre de 2009

Café de Venezuela

Caficultores piden al Gobierno que justifique nuevo precio

Hace no más de 20 días, los cafetaleros de todo el país se reunieron en el estado Lara con una representación del Plan Especial Café. Allí justificaron, uno a uno, los gastos que suman entre Bs.F. 650 y Bs.F. 700 por la producción de un quintal de café.

Con la publicación del nuevo precio en la Gaceta Oficial 39.254, los caficultores consultados dicen haber quedado sorprendidos. "Al parecer, nadie nos escuchó", dice Manuel Morillo, productor del estado Portuguesa. "Si no hay un precio sustentable, la cosecha va a colapsar".

Rafael Colmenares, del estado Lara, explica que 67% de los costos totales por un quintal se van en el pago de una mano de obra que, sólo este año, recibió un aumento de sueldo de 20%. Es decir, que de cada Bs.F. 100 que se ganan, Bs.F. 67 son pagados en mano de obra.

"El precio anunciado definitivamente no se ajusta a los costos de producción".

Por eso, en los próximos días, una representación de los caficultores del país vendrá a Caracas a sacar cuentas con los representantes del Estado que consideraron que Bs.F. 585 por un quintal de lavado tipo "A" era suficiente.

"Tiene que haber una investigación previa. No se pueden hacer esos cálculos a pepa de ojo", critica Colmenares.

Tres gatos Los ríos Morador y Las Marías, en el estado Portuguesa, se secaron. Las plantaciones de café que estaban en esas tierras fueron cambiadas por otras de rubros más rentables. Donde hay café hay agua, dicen los caficultores. Y como allí ya no hay café, tampoco hay agua.

Lo mismo temen que pase con otras cuencas.

Dejar de cultivar café se está transformando en una constante. "Hay mucho desánimo para continuar con este rubro. Mientras la inflación sube en ascensor, los precios del café suben, pero por una escalera", explica Morillo.

"Nuestros hijos se están yendo a las ciudades. Prefieren ser policías que caficultores".

Actualmente el consumo anual de café en Venezuela es de 1.400.000 quintales. Sin embargo, la producción anual es de un millón de quintales. De continuar el descenso en la producción y la reducción de incentivos, los caficultores temen que se deba importar cada vez más.

"Nosotros queremos seguir cultivando café, pero es difícil", dice Morillo.



http://www.entornointeligente.com/resumen/resumen.php?items=941759